¿Puede el Sporting de Gijón aspirar a ocupar a final de temporada un puesto entre los seis primeros clasificados con la actual plantilla? ¿Se le debe exigir al equipo si finalmente no se refuerza en el mercado invernal? A estas preguntas y unas cuantas más ha respondido David Gallego antes del duelo que enfrentará a los rojiblancos al Amorebieta. Un partido en el que los gijoneses aspiran a conseguir la primera victoria liguera en casa tres meses después. Lo hará con la recuperación de varios futbolistas en los últimos días, como son los casos de Aitor y Gaspar, que se unen a un Víctor Campuzano que ya tuvo minutos en Copa.

"El problema no es que vengan: el problema es cómo se adaptan y qué rendimiento dan", avisa David Gallego en respuesta a los fichajes invernales, que tradicionalmente no suelen dar el rendimiento esperado en clave sportinguista. "Estoy feliz con lo que tengo, pero como todo club se intenta mejorar", reconoce, a renglón seguido, el de Suria. "Tener jugadores que nos den más alternativas nos dará un plus. Soy optimista, vengan o no vengan", apostilla situándose en cualquiera de los escenarios. Y es que la posibilidad de que no llegue el esperado delantero también la deja flotando en el aire el entrenador.

"No me da rabia, no me ofusco. A lo mejor al final no viene nadie. Le doy naturalidad. Los tiempos no los marco yo. A esperar", subraya Gallego. "Son situaciones de la dirección deportiva. Tuvimos nuestras conversaciones sobre dónde se puede crecer aún más como equipo y están trabajando en ello. No solo depende de nosotros. Depende del mercado, de que encontremos ese jugador, de que quiera venir... Hay muchos factores. No sé al final lo que vendrá o no", concluye.