Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laura, el orgullo de Monteana: así fue la sorpresa a la púgil gijonesa tras su éxito en el Mundial

“Que te digan ‘eres el orgullo del pueblo’ es increíble”, dice tras un recibimiento sorpresa

12

Así fue la sorpresa a Laura Fuertes tras su éxito en el mundial Ángel González

Laura Fuertes difícilmente olvidará el día de ayer. La joven púgil gijonesa recibió una gran sorpresa en la parroquia de Monteana, su hogar, cuando volvía con sus padres, Manuel y Ana, desde Madrid, donde aterrizó el sábado tras hacer historia con su bronce en el Mundial de boxeo. Laura se convirtió en la primera boxeadora española que consigue una medalla en una Copa del Mundo, un hito que solo será reconocido con el paso de los años y que encumbra a la gijonesa.

“Ha sido increíble; estoy muy emocionada”, acertaba a decir Laura. La sorpresa fue total. Porque sus padres no le habían dicho ni una sola palabra sobre lo que sucedería a su regreso a casa.

La familia llegó sobre las 8 de la tarde a Monteana. Allí estaban esperando a Laura sus seres más queridos: sus amigos, su hermana (Sara), su entrenador (Oliver), y todos sus compañeros. Incluso con carteles. La abrazaron. Le dieron la enhorabuena. La ovacionaron. Y le dieron dosis de cariño tras conseguir una proeza muy difícil de lograr. “¿La verdad? No me lo esperaba para nada. Pero para nada. Y ha sido una enorme sorpresa”.

Sus padres le organizaron un homenaje muy emotivo tras su vuelta de Turquía. Fueron a buscarla al mismo aeropuerto de Baraja el sábado. Allí le regalaron una rosa a cada una de las púgiles que habían competido en la Copa del Mundo. Después, pasaron la tarde por la capital española. Laura pudo pasar el día con sus primos. Y ya el domingo, llegó el más sentido homenaje. Manuel y Ana fueron de lo más herméticos. Subieron a Laura al coche familiar. E iniciaron el viaje de regreso a Asturias.

Antes, pararon en el pueblo de la abuela (Pola de Gordón). Y tras esa pequeña pausa, continuaron el viaje hasta llegar a última hora de la tarde a Monteana. Cuando vio lo que le esperaba en su casa, la joven se emocionó mucho. “Nunca me esperaría algo así. Soy una chica de pueblo y que te digan ‘eres el orgullo del pueblo’ pues es increíble. Todas estas cosas me ayudan a tener todavía más motivación si cabe para seguir compitiendo y afrontar los nuevos retos que tengo por delante en mi carrera”.

Laura agradeció a cada uno de los allí presentes el homenaje. Y al fin pudo hablarles a la cara de su experiencia en Turquía.

Compartir el artículo

stats