Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La peña de Las Palmas en La Bañeza, habitual en cada visita a El Molinón, no espera “ayudas”: "No hay que confiarse"

"Después de lo que pasó en el último derbi, entiendo que la afición del Sporting esté un poco contra el Oviedo", afirma su presidente

Integrantes de la peña de la Unión Deportiva Las Palmas en La Bañeza. | H. C.

“Después de todo lo que pasó en el último derbi, entiendo que la afición del Sporting estará un poco contra del Oviedo en esta última jornada”. Hermógenes Celada es el presidente de la peña más singular de la Unión Deportiva Las Palmas, en la localidad leonesa de La Bañeza. Son unos fijos en cada visita de los amarillos a El Molinón y el domingo repetirán “al menos unos 50” de sus trescientos socios. “Al Sporting ni le va ni le viene este partido, pero tampoco nos tenemos que confiar mucho. No esperamos ayudas”, señala este bañezano de 64 años.

“No me olvido de la promoción de ascenso a Primera en 1998. Fuimos a Oviedo y peor no nos pudieron tratar”, comenta Hermógenes, que desde entonces dice tener atragantado al conjunto azul. Aquella campaña se mantuvo en la máxima categoría a costa del conjunto grancanario y entre unas cosas y otras, le tira también lo rojiblanco “Después de la Unión Deportiva, soy un poco del Sporting”, asegura quien fue uno de los fundadores, hace 21 años, de un colectivo con una historia curiosa.

“Todo empezó a finales de la década de los 60. Estaba estudiando de aquella, unos cuantos compañeros nos juntábamos para ver fútbol y nos gustaba mucho el juego que hacía la Unión Deportiva Las Palmas. Era un fútbol bonito”, comenta Hermógenes. Más adelante, sin más vínculo que el de haberse enamorado de ese fútbol de toque, se animaron a crear una peña del club canario en La Bañeza. A 2.000 kilómetros de distancia del Estadio Gran Canaria, aquello acabó creciendo hasta llevar partidos de Las Palmas a la propia localidad leonesa.

“El primer equipo incluso nos visitó durante dos pretemporadas”, subraya, con orgullo, Hermógenes. Y es que, en cuanto a número, se han convertido en una de las peñas más importantes del conjunto amarillo. “Al principio éramos un grupito que viajaba muy puntualmente para ver al equipo. Antes de jubilarme era viajante, y aprovechaba para hacer coincidir alguna cita con los partidos. Luego empezó a apuntarse gente y gente, porque llamaba la atención. Y aquí, cada uno que viaja nuevo, acaba apuntándose a la peña, porque disfruta. Al final, el fútbol es una disculpa para pasarlo bien”, resume sobre la fórmula de su éxito.

A eso mismo vendrá la peña de La Bañeza a Gijón, este domingo, con el propósito de lograr una victoria que permita a los “pío, pío” continuar en la pelea por subir a Primera División. “No va a ser un partido fácil para nosotros”, insiste Hermógenes antes de despedirse.

Compartir el artículo

stats