Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La encrucijada de Diego Mariño

El meta del Sporting, con contrato hasta 2023, recuperará el puesto frente a Las Palmas antes de un mercado que marcará su futuro

Diego Mariño, en el entrenamiento de ayer celebrado en El Molinón. | Marcos León

Diego Mariño tiene muchas papeletas para volver a recuperar su posición como titular en el último encuentro de Liga contra Las Palmas. El capitán tiene un año más de contrato (junio de 2023), pero ha vivido su temporada más complicada después de perder su puesto como fijo en el once como portero con José Luis Martí y también con Abelardo, que le ha dado continuidad a Pichu Cuéllar. A pesar de no ser fijo, Mariño promedia 3,4 paradas por partido y ha detenido el 73% de disparos que recibe (el octavo mejor promedio de la Liga).

La entidad cuenta para el siguiente proyecto con tres guardametas con dorsal: Cuéllar, Mariño y Christian Joel, que regresa a Mareo tras destacar en su cesión en el AEK Larnaca. Por detrás llegan pisando fuerte dos porteros como Javi Izquierdo y Joel Jiménez, que se entrenan estos días a las órdenes del Pitu. El Sporting estudiará cómo configurará la portería. Aunque la continuidad de estos dos porteros, y la vuelta de Joel, podrían propiciar el estudio a dar salidas.

Valorado a nivel interno por el rendimiento de estos años, Mariño afronta un verano importante para definir su futuro. En las últimas temporadas tuvo una propuesta en firme (Espanyol) e intereses de la máxima categoría, pero el Sporting pidió siempre que la salida llegara a través de un traspaso.

Compartir el artículo

stats