Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jony y Róber Ibáñez, prioridades del Sporting para reforzar los extremos

Los agentes del jugador cangués han iniciado contactos con el Lazio, mientras que el valenciano deja abierta la opción de volver al Leganés

Róber Ibáñez. C. D. L.

No está siendo un verano sencillo para el Sporting a la hora de concretar sus primeras opciones para reforzar la plantilla. Al menos, no lo ha sido hasta el momento. Con algunas de ellas frustradas para la defensa, como han sido los casos de Oier y Ríos Reina, el conjunto rojiblanco mantiene abierta su prioridad por Róber Ibáñez y Jony para reforzar los extremos. En ambos casos ha habido movimientos en los últimos días. En cuanto al cangués, sus agentes han iniciado contactos con el Lazio, con el que tiene dos años más de contrato, para acordar una posible rescisión. Por ahora, sin avances significativos. En cuanto al valenciano, que tiene un año más con Osasuna, los rojiblancos tienen un duro competidor en el Leganés.

Róber Ibáñez tiene mucho cartel en Segunda. El extremo de Osasuna no entra en los planes del entrenador rojillo y vuelve a mirar de reojo la oportunidad de regresar al Leganés. Allí firmó sus últimas dos salidas a préstamo desde El Sadar, en el pasado mercado invernal, y en la campaña 2020-21. Antes había vivido otra etapa como pepinero, en Primera División, en la temporada 2016-17. El Sporting espera seducir al jugador con su nuevo proyecto, aunque se asume como una opción compleja porque cuenta con un salario importante para la categoría y porque el futbolista, en este momento, ve con buenos ojos regresar a Leganés.

En cuanto a Jony, su desvinculación del Lazio podría convertirse en uno de los culebrones del verano. Los primeros contactos del agente del jugador con el Lazio se han producido con la intención de intentar ir acercando un acuerdo para la rescisión de su contrato, con un sueldo inaccesible en Segunda División. No ha habido muchos avances. El futbolista ha dejado claro públicamente que hará lo posible para volver cuanto antes a Gijón, de la misma forma que el Pitu tiene especial interés en que pueda sumarse a la plantilla para la pretemporada. Un escenario que ahora se ve difícil. El jugador ha estado este fin de semana en Asturias y contraerá matrimonio con su pareja, con la que tiene dos niñas y lleva ya años de relación, en los próximos días. El matrimonio con el Sporting, de momento, deberá esperar.

Insua, a falta del visto bueno de México


El Sporting tiene muy avanzada la incorporación de Pablo Insua, defensa central de 28 años que pertenece al Huesca. El gallego tiene un año más de contrato con los oscenses, pero se encuentra negociando la rescisión con la mirada puesta en poder recalar en el conjunto rojiblanco. Es su deseo si no surge ningún imprevisto para obtener la carta de libertad, si bien deberá pasar un último filtro: México. El Grupo Orlegi tendrá la última palabra para su contratación, apalabrada ya por dos temporadas. Las lesiones han frenado la carrera de Pablo Insua, que viene de superar la rotura del ligamento cruzado de su rodilla derecha. Lo hizo para convertirse, en la segunda vuelta, en un fijo en el centro de la defensa del Huesca. Antes había sufrido la misma lesión en la rodilla izquierda. Formado en el Deportivo de La Coruña, sus buenas actuaciones le llevaron a fichar por el Schalke 04 alemán, donde unos problemas cardiacos volvieron a taponar su despegue. Volvió a España para jugar en el Leganés, desde donde llegó al Huesca. Ha vivido ya tres ascensos a Primera, con Dépor, Leganés y Huesca, y apunta a ser uno de los futbolistas importantes para Abelardo. El Sporting necesita firmar al menos tres centrales en este mercado, con todo parado hasta el cambio de propiedad.

Compartir el artículo

stats