Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orlegi solicita un informe sobre el estado del césped de El Molinón

Jarpa, la empresa de mantenimiento, advierte a la nueva propiedad del Sporting de la necesidad de acometer una reforma integral, que no se lleva a cabo desde 1997

Por la izquierda, Alfonso Villalva, Ximena Villalva, Alejandro Irarragorri, Laura Kalb, Fernanda Irarragorri y Aleco Irarragorri, sobre el césped de El Molinón el pasado martes, tras oficializarse la venta del club. | Marcos León

Orlegi ha mostrado su preocupación por el estado del césped de El Molinón una vez se ha materializado su llegada al Sporting. La nueva propiedad del club solicitó un informa a la empresa Jarpa, encargada del mantenimiento, para conocer la situación del terreno de juego. Y el informe de Jarpa ha sido tajante. En el mismo se advierte de la necesidad de acometer una reforma integral, que no se lleva a cabo desde el año 1997. Según Jarpa, el periodo máximo para una reforma de calado oscila entre los 12 y 15 años, y en el caso de El Molinón se alarga ya hasta los 25. "El invierno va a ser muy duro", advierten desde Jarpa.

Hace apenas diez se celebró en El Molinón un partido de rugby. A su conclusión se procedió a labores de mantenimiento en el terreno de juego, en este caso de aireación y resiembra, una labor menor de mantenimiento, que se realiza todos los años en campos de entrenamiento, pero que consideran insuficiente para El Molinón. Las otras dos reformas importantes, aunque lejos de la demandada reforma integral, se llevaron a cabo en 2017 y 2018. En aquel momento se llevó a cabo una labor de decapado del campo, que consistía en quitar los primeros centímetros de material vegetal, pero el resto se mantenía como estaba.

En su puesta de largo como nuevos propietarios del Sporting, los representantes de Orlegi conocieron de primera mano El Molinón. Al término de la presentación accedieron al terreno de juego, donde se fotografiaron y escanciaron sidra para celebrar el inicio de una nueva etapa. En su intención de conocer de primera mano todo lo que sucede en el club, desde Orlegi ya han trasladado su intención de mantener un encuentro con la afición para escuchar sus propuestas. Y ahora también han solicitado un informe a Jarpa para conocer el estado actual del terreno de juego, dentro de su ronda de contactos con diferentes estamentos de la entidad para conocer cómo se encuentra en diferentes ámbitos y en que se puede mejorar.

La última obra integral del césped se llevó a cabo en 1997. En la misma se reformaron los drenajes, el sistema de riego, y se llevó a cabo la instalación de tepes, que como no funcionaban a la perfección, se quitaron y se sembró al año siguiente. Desde entonces, durante un cuarto de siglo, la conocida como "alfombra" de El Molinón, por sus buenas condiciones, que soportaba el frío o la lluvia, ha ido sufriendo cada vez más durante los inviernos, una situación que ahora han trasladado desde Jarpa a Orlegi, en busca de que se pueda actuar en el futuro.

Otra de las actuaciones que propone la empresa de mantenimiento del césped es de las popularmente conocidas como lámparas de calor, que son en realidad luces de crecimiento, que se utilizan en las zonas en las que se produce una ausencia de luz durante el otoño y el invierno, lo que impide un buen mantenimiento de esa zona. Para El Molinón debería situarse en la zona del área situada junto al fondo sur, donde se acusa mucho esa falta de luz. "Es algo imprescindible, desde septiembre a marzo no entra el sol y se acusa mucho", destacan los encargados de mantenimiento del césped.

Compartir el artículo

stats