Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sporting inaugura en Mareo la sala de prensa Leli Rubiera: "Mi gran premio ha sido trabajar aquí"

El exjefe de prensa rojiblanco recibe emocionado un homenaje que "no me merezco, los protagonistas son los futbolistas"

Por la izquierda, Joaquín Alonso, Leli Rubiera y David Guerra, en la sala de prensa Leli Rubiera.

Al borde de las lágrimas, superado como él mismo reconoció cuando hace meses, Javier Fernández, expresidente del Sporting, le comunicó la idea de bautizar con su nombre la nueva sala de prensa del club en Mareo. Leli Rubiera recibió este sábado un cariñoso homenaje en la inauguración del espacio construido sobre la antigua tienda del club en Mareo, y que sustituye ya a la antigua sala de prensa que estaba integrada dentro de las oficinas del club. "No me lo merezco. Ni de lejos. Los protagonistas son los futbolistas, los técnicos y el balón. Mi gran premio ha sido trabajar aquí", subrayó, emocionado, el periodista gijonés y exjefe de prensa rojiblanco, que se ha jubilado este mismo año. A su lado, en la mesa principal de la sala que lleva su nombre, estuvieron David Guerra, presidente ejecutivo del club y Joaquín Alonso, relaciones institucionales. El acto congregó a futbolistas, técnicos y amigos de Leli Rubiera.

"Echo en falta al padre Fueyo, que hubiera bendecido esto", señaló Leli Rubiera, recordando al recientemente fallecido capellán del Sporting. "Desde arriba, con el Brujo y Alejín (Caso, exmayordomo de El Molinón), seguro que nos bendice a todos", continuó el gijonés. "Me enorgullece pertenecer a un club que reconoce a la gente. Te lo mereces. Será un recuerdo imborrable por tu trabajo honesto y dedicado. Ésta es tu casa", subrayó David Guerra a Leli Rubiera durante el acto de inauguración. Joaquín Alonso definió al exjefe de prensa rojiblanco como "una hemeroteca viviente" por sus amplios conocimientos de la historia del club. "Todos te queremos", añadió, entre los aplausos de los asistentes.

Leli Rubiera tomó entonces la palabra para agradecer las palabras y desear la mejor de las suertes a los nuevos propietarios del club rojiblanco. "Mi agradecimiento y los deseos de que seáis portadores de continua evolución. Ojalá el club os devuelva la capacidad que tiene de evolución para llegar donde se merece", destacó. También se mostró agradecido a Javier Fernández, señaló a Joaquín como "un exponente máximo" de lo que significa el sportinguismo y reiteró su confianza en Abelardo, con el que mantiene una gran amistad. "Ahora, con el Pitu, ojalá seamos capaces de mirar hacia arriba con optimismo", afirmó.

Compartir el artículo

stats