Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Sporting se rebela ante el Alavés: Los rojiblancos dejan un buen sabor de boca tras firmar una buena segunda parte

El conjunto sportinguista reacciona en el segundo tiempo y consigue empatar el encuentro, aunque cae en penaltis (9-8)

Real Sporting vs Alavés

El Trofeo Villa de Laguardia se fue a Vitoria. Perdió el Sporting en penaltis (9-8) tras empatar en los noventa minutos (1-1). Los rojiblancos completaron una gran segunda parte, pero cayeron derrotados en la tanda de penaltis tras fallar el primero y el último: Otero y Pol Valentín.

El Sporting se envalentonó y demostró estar más que preparado para el inicio de Liga: después de un primer tiempo gris, reaccionó para empatar (1-1) en el amistoso disputado en Laguardia ante un Alavés extrañamente duro. Djuka fue clave en la mejoría. El delantero cambió la cara del choque: dio la asistencia a Arguelles y tuvo el 1-2, pero erró con todo a favor el mano a mano ante Owono. Tres de los últimos fichajes debutaron: Jordan Carrillo, Cote y Cali. Los dos últimos, en el segundo tiempo, completaron una actuación destacada, especialmente el lateral de Roces en su regreso a la entidad. Los de Abelardo salieron con un once plagado de pruebas: no hubo mucha fluidez en ese primer tiempo; le pesaron las piernas a los gijoneses, castigados por el juego duro de los de García Plaza; y faltó un punto de concentración en jugadas decisivas. Así, Sylla rozó el 1-0 en el inicio de choque y después Abqar marcó al rematar solo de cabeza un córner. 

El partido fue radicalmente opuesto al descanso: la lluvia de cambios en ambos clubes benefició a los de Abelardo, empujados por las permanentes subidas de Cote, la frescura de Otero y el dinamismo de Djuka. El empate llegó tras una gran maniobra del "23": ganó una disputa, llegó a línea de fondo y vio a Arguelles para que el canterano embocara a la red. Con el 1-1, el Alavés fue incluso más duro, haciendo repetidas faltas. Pudo ganar el Sporting: primero con un mano a mano de Djurdjevic, y después, al final, tras un fenomenal centro de Cote que no conectó bien Campuzano, y con otro balón al palo tras una jugada genial de Juan Otero.

A nada se quedó de ganar el Alavés antes de los penaltis: apareció una mano salvadora de Mariño para evitar el 2-1 cuando el partido ya estaba resuelto.

Compartir el artículo

stats