La operación salida avanzó en las últimas horas con la confirmación de las cesiones de dos canteranos que buscarán continuar fogueándose en Primera RFEF. El club rojiblanco dio ayer oficialidad a la de Enol Coto, que se va prestado al Racing de Ferrol, y próximamente hará lo propio con Pablo García, quien jugará en el Alcorcón, tal y como desveló LA NUEVA ESPAÑA. Los dos defensas formados en Mareo jugarán en la tercera categoría del fútbol español ante la dificultad de tener más protagonismo actualmente en el primer equipo.

Coto, de 21 años y uno de los canteranos más prometedores de la Escuela de Fútbol de Mareo, estaba integrado en la dinámica del primer equipo, donde Abelardo le dio minutos como central y lateral derecho, su posición natural. A pesar de que se le tiene muy en cuenta para el futuro, la competencia en la demarcación de lateral diestro es alta por la presencia de Guille Rosas y Pol Valentín.

Mientras, Pablo García, de 22 años, se ejercitó ayer ya con el Alcorcón, con permiso del Sporting. La operación está cerrada y faltan pequeños trámites burocráticos para confirmarla con el anuncio oficial. El gijonés se enrola en un proyecto potente como es el del Alcorcón, recién descendido, y donde se encontrará con Babin y Berto, dos ex compañeros con los que además guarda una gran relación. El fichaje de Cote le dejó sin opciones. Por eso, el área deportiva levantó el pulgar para confirmar su salida prestado este curso. La salida de estos jugadores no libera apenas masa salarial, pero sí avanza la operación salida, que iba a un ritmo algo más pausado en estas semanas de mercado.

La dirección deportiva mantiene en la rampa de salida a Christian Joel, al que también se le busca una cesión para que continúe creciendo como profesional ante la dura competencia que tiene con Mariño y Cuéllar. Hay otros casos sobre la mesa de jugadores con opciones de salir y que aportarán más músculo financiero: el de Fran Villalba, por ejemplo, es el más complejo; el futuro de Campuzano, que ayer no se entrenó por unas importantes dolencias en la espalda, ofrece dudas, y sigue hoy por hoy en el aire.

El valenciano lleva tres semanas sin ejercitarse y espera a que el Levante y el Sporting lleguen a un acuerdo. Gerardo García pidió a los granotas por la cesión un esfuerzo económico de más de 400.000 euros, como desveló LA NUEVA ESPAÑA, pero el club valenciano no está en disposición de pagar esa cuantía. Aunque el Málaga ha preguntado por la situación del futbolista, fuentes cercanas a la entidad valenciana apuntan que mantienen el interés y que las conversaciones seguirán abiertas.