Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las palabras de Piqué que han llevado a El Molinón al próximo rival del Sporting

"Iba a animarnos a los partidos y daba charlas en el vestuario: ha creado un proyecto ambicioso y estable", cuenta el exrojiblanco Isma Cerro del dueño del Andorra, club en el que militó hace dos campañas

Isma Cerro, en el centro, durante su etapa en el Andorra. | Imagen cedida por Isma Cerro

Estuvo sólo seis meses. Entonces, la llamada de la sangre le hizo volver a Extremadura. Allí le esperaba su hijo y la distancia con Andorra se hacía entonces insoportable. Isma Cerro guarda un inmejorable recuerdo de su etapa en el conjunto andorrano, que por aquel entonces, finales de 2020, empezaba a apuntar hacia el fútbol profesional de la mano de Gerard Piqué, su dueño a través de la empresa Kosmos. "Iba a animarnos a casi todos los partidos y daba charlas en el vestuario. Es un tío cercano y buena gente. Ha creado un proyecto ambicioso y estable", asegura el exjugador del Sporting sobre el actual futbolista del Barcelona, el hombre que ha puesto de moda al rival que visitará mañana El Molinón.

"En la plantilla quedan bastantes de los que fueron mis compañeros. Destacaría a Rubén Bover. Tiene mucha calidad", afirma Cerro sobre el capitán del Andorra. No llegó a coincidir, por apenas "dos semanas", con el actual entrenador, Eder Sarabia, pero dice que una de las claves del despegue del equipo ha estado en su llegada. "El equipo mejoró mucho con él. Tratan bien el balón, pero sin renunciar a la verticalidad", comenta sobre el estilo del rival de los rojiblancos.

Él, ahora en las filas del Coria, animará desde la distancia al Sporting. Admite que se siente "ilusionado" con el cambio de propiedad del club y con los fichajes, y se mantiene en contacto con varios de sus excompañeros. Al que considera casi un hermano es al fisioterapeuta César Castaño, que fue su sombra durante el periodo de recuperación de las dos graves lesiones de rodilla que sufrió en Gijón -ha tenido tres a lo largo de su carrera. Ahora, en Cáceres, se redime.

"Convencí a Traver -también excompañero en el Sporting- para que viniera al Coria y estamos peleando por subir a Primera RFEF. La temporada pasada disputamos el play-off. Quiero volver a disfrutar del fútbol y estoy con la misma ambición y ganas de comerme el campo que tenía en el Sporting. Ya me ha tocado vivir la parte más fea del fútbol", concluye.

Compartir el artículo

stats