Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Laura Kalb, presidenta de la fundación de Orlegi: "Vamos a recuperar la figura del capellán en el Sporting"

"En la Fundación queríamos gente como Germán Argüelles, con el espíritu de servicio tatuado en el corazón; desarrollaremos un proyecto increíble para Asturias"

Laura Kalb, en las instalaciones de Santos Laguna. | G. Orlegi

Transformar el fútbol en labor social es el "leitmotiv" de Ganar Sirviendo, la Fundación dirigida por Laura Kalb (Ciudad de México, 21-1-1975), mujer de Alejandro Irarragorri. Ella es la encargada del desarrollo y supervisión de esta labor en el Grupo Orlegi a través de la obra social de Santos, Atlas y ahora la Fundación del Sporting, que tiene entre sus novedades la incorporación del gijonés Germán Argüelles. "Enfocaremos cada programa de acuerdo a las necesidades que tengamos", apunta antes de descubrir los pasos que ya se están dando en Gijón en esa línea.

–¿Qué balance hace del desembarco de Orlegi en Gijón?

–Estamos contentos. El recibimiento de la gente ha sido increíble. Ver el potencial del equipo, el de la ciudad, el de los aficionados… Ver a los empresarios y al gobierno entusiasmados también por este proyecto, me llena de orgullo. Sé que juntos vamos a hacer grandes cosas.

–¿Qué puntos en común tendrá el Sporting con lo visto en Atlas y Santos?

–Todos tienen su punto especial, pero a todos nos une lo mismo: la pasión por el fútbol. También el ver cómo a través del fútbol podemos ayudar a quienes más lo necesitan y podemos hacer comunidad.

–¿Es un reto personal trasladar al Sporting la idea de trabajo de la Fundación Ganar Sirviendo?

–Sí. Desde que empezamos este proyecto hace 16 años, Alejandro y yo hablando con mis hijos, porque este es un proyecto familiar, siempre vimos que el fútbol era el medio más maravilloso para hacer varias cosas. Uno, hacer negocio, otro, el entretenimiento y el otro, un vehículo increíble para impactar positivamente y hacer comunidad. Lo hemos logrado.

–¿Qué metas se marcan en Gijón?

–No son tan diferentes a las de Atlas y Santos. Hay que involucrar al aficionado a través de los jugadores. Ellos tienen que adoptar ahora el "Ganar sirviendo", que lo entiendan como que no son solo futbolistas, también seres humanos que pueden impactar positivamente. Y si el aficionado ve que su ídolo está haciendo voluntariado o está haciendo responsabilidad social, eso implica que está invitándole a él a hacerlo. Eso es lo que hemos conseguido aquí y ahora es lo que queremos llevar a Gijón.

–¿Han dado pasos en esa línea?

–Ya estamos hablando con varias asociaciones y fundaciones, dando esos pequeños pasos para impulsar. ¿Qué sigue? Sigue hablar con los jugadores y jugadoras para explicarles esta forma nueva de ganar sirviendo. Estoy seguro de que todos van a estar encantados de unirse a este proyecto. Ya hemos tenido también cercanía con la Fundación de LaLiga, que nos apoya al cien por cien. Vamos a volver a reunirnos con ellos en los próximos días.

–Han incorporado a Germán Argüelles como nuevo director de la Fundación del Sporting.

–Es un apasionado de todo esto. Viene con muchísimas ideas. También tenemos a Diego (Fuertes) al frente del equipo Genuine, que es otro apasionado del potencial que tiene esta Liga, que queremos potenciar muchísimo. A parte de todo esto hay que sumar el programa que estamos desarrollando con el aficionado llamado Marea Rojiblanca.

–¿Qué les llevó a elegir a Germán?

–Queríamos alguien joven con ese espíritu de servicio tatuado en el corazón. A Germán, desde que nos ha seguido durante algunos años, lo que más le gustaba de Orlegi era el “Ganar sirviendo”. Cuando llegamos al Sporting nos escribió una carta platicándonos lo que él ve que se puede hacer a través del fútbol. Pensamos igual. Él trae en su ADN hacer comunidad y el proyecto que vamos a desarrollar va a ser increíble para Asturias.

–El Territorio Santos Modelo dispone de una iglesia. ¿Eso es extrapolable a Mareo?

–Nosotros queríamos poner una capilla en la instalación, y cuando nos entregaron el proyecto, los arquitectos nos daban un lugar en el que dijimos: ¿Por qué no hacer una parroquia en lugar de capilla si tenemos espacio suficiente? Pues así fue y aquí está una parroquia que tiene su casa cural, donde vive el sacerdote, y como nos decía el Papa Benedicto XVI cuando nos mandó su bendición: "Es la primera parroquia que en su atrio tiene un estadio". En cuanto a Mareo, sin duda una capilla para nosotros es importantísima. Ya veremos qué viene en el proyecto.

–¿Van a recuperar la figura de capellán del Sporting tras el fallecimiento de Fernando Fueyo?

–Sí, vamos a recuperar la figura del capellán y estamos buscando la persona que pueda estar cerca de los jóvenes y cerca de los grandes como una figura espiritual. Nosotros tenemos (en Atlas y Santos Laguna) personas de todos los credos y religiones y estamos convencidos de que Dios es uno y quien quiera acercarse al capellán, pues adelante. El tener esa parte espiritual es importante porque tenemos que ser un todo en la parte personal, espiritual, familiar y laboral. Vamos construyendo seres humanos íntegros y completos.

La familia política de los Irarragorri, con raíces asturianas

El partido de Santos Laguna en Torreón ante Juárez, vital para que el equipo consiguiera un triunfo que deja prácticamente atada la plaza directa para la disputa del play-off al título, reunió a casi toda la familia Irarragorri. Alejandro Irarragorri y Laura Kalb estuvieron acompaños en el Estadio Corona por sus dos hijas: Fernanda y Andrea. Aleco, el tercero de los hijos del matrimonio, no pudo asistir al encontrarse en Madrid, donde está completando sus estudios universitarios. Con Andrea y Fernanda estuvieron sus parejas, Fernando Sordo Madaleno y Juan Pablo Vigil, respectivamente. Ambos, curiosamente, tienen raíces asturianas.

Los orígenes de Fernando Sordo Madaleno están en Llanes. Allí nació su abuelo paterno, que se vino a México siendo un niño e hizo carrera como arquitecto. La misma profesión desarrolló el padre de Fernando y el que es ahora prometido de Andrea Irarragorri. Él es, entre otras cosas, el arquitecto que dirige las obras de la construcción de la Academia Aga, la nueva ciudad deportiva del club tapatío del que es dueño Orlegi. También se está encargando del proyecto para hacer de El Molinón sede del Mundial 2030. En cuanto a Juan Pablo Vigil, pareja de Fernanda, el punto de origen está en Gijón. Sportinguista antes de que Orlegi se hiciera con el club rojiblanco, su abuelo y su padre nacieron en Gijón antes de abrir una trayectoria como empresarios en territorio azteca relacionada con el mundo del acero.

Compartir el artículo

stats