Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medina pide tres puntos

«Sería un buen regalo ganar en Tenerife», dice el gijonés con más partidos con el Sporting, que cumplirá mañana 90 años

Armando Medina, ayer, soplando las velas con LA NUEVA ESPAÑA en su domicilio en Gijón. | Ángel González

Fue testigo de «las tres cruces de Ortiz». También el jugador más joven de la expedición del Sporting que hizo una gira en 1953 por Cuba y México. No hay gijonés que haya vestido más veces la camiseta rojiblanca (355). Armando Menéndez Medina (Gijón, 30-9-1932) celebra mañana su 90º. cumpleaños con el mismo deseo mantenido desde niño: ver ganar a su Sporting. «Sería un buen regalo ganar en Tenerife», afirma ante su mujer, Acacia Peláez, y su hijo Alejandro. «Estos también son un buen equipo», dice con una sonrisa.

«Va a ser demasiado dulce», comenta Medina cuando descubre la tarta con la que LA NUEVA ESPAÑA participa en el cumpleaños de un hombre que es historia viva del Sporting. Su hijo Alejandro cumple justo dos días antes que él, por lo que el festejo es doble en casa de los Medina Peláez. «Sigo siendo muy forofo, ¡eh!», continúa el protagonista, que se apoya en la familia cuando toca desempolvar la memoria futbolística. A su alrededor y sobre la mesa, una colección de fotos completan la ayuda.

«¿Otro Mundial? ¡Pues claro que sería una gran noticia para el Sporting y para Gijón que se pudiera celebrar aquí!», dice quien vistiera de rojiblanco durante quince temporadas. Intenta estar al tanto de todo lo que rodea la actualidad del conjunto gijonés, incluyendo los planes de Orlegi para conmemorar el 70º. aniversario de aquella gira americana que llevó al Sporting a enfrentarse a Atlas.

«Sí que tengo muchos recuerdos de aquello. Nos trataron fenomenal», dice Medina del recibimiento que les brindaron en México «los muchos asturianos que se habían exiliado allí, y también el resto de colonia que había de españoles». No era común, por entonces, organizar giras de equipos de fútbol y los jugadores del Sporting se sintieron como auténticas estrellas. «Recuerdo un aeropuerto enorme nada más aterrizar en México y mucha gente venir a saludarnos. También en los hoteles», apunta el gijonés. «Sería un detalle guapo que ahora se recordase todo eso», añade.

Medina es, junto a Prendes y Germán, los tres únicos futbolistas en vida que disfrutaron de aquella visita a Cuba y México que provocó «llenazos» en cada campo que pisaban. Hace tiempo que no va a El Molinón, prefiere seguir los partidos desde casa por aquello de los «nervios». Su mujer se encarga de informarle de los resultados con la ilusión de que sea la temporada definitiva para volver a Primera. «¿Este año será el del ascenso?», pregunta Medina. De momento, el primer regalo pasa por Tenerife.

Compartir el artículo

stats