Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segunda División | Los equipos asturianos

Los exjugadores del Sporting avalan el proyecto de Orlegi: "Es ilusionante"

Extécnicos y exdirectivos rojiblancos defienden que los planes del grupo mexicano para transformar El Molinón son "ambiciosos"

Aspecto exterior de El Molinón. | Marcos León

Exjugadores, extécnicos y exdirectivos del Sporting apuestan por el proyecto de transformación de El Molinón si ésta es la llave para ser sede del Mundial 2030, un objetivo que todos los rostros relacionados con el sportinguismo ven de una forma convencida como "positivo" e "ilusionante". La mayoría observa también con buenos ojos el plan de Orlegi Sports que se proyectaría más allá de la creación del estadio, en el entorno, siempre que la inversión sea buena para la ciudad y genera un retorno económico en Gijón y Asturias. Pero antes de entablar una posición absolutamente convencida sobre un proyecto tan rompedor como ambicioso quieren despejar todos los interrogantes que, a su parecer, otean por el horizonte. ¿Cuáles? Sobre todo, dos. Uno, manejar todos los entresijos de un plan muy ambicioso que afecta a la ciudad, no solo al club. Y, después, saber cómo se conseguirá la financiación para llegar a esos 300 millones de euros estimados y que esa inversión no salga de las arcas municipales.

Ese, en líneas generales, es el pensamiento general (no unánime, los hay también indecisos) de la historia viva del Sporting sobre los planes de futuro que tiene el Grupo Orlegi con El Molinón y su entorno, desvelados por LA NUEVA ESPAÑA a través de infografías exclusivas del boceto original entregado a entidades deportivas. De hecho, manifiestan su interés en que Orlegi Sports haga una exposición pública sobre unas ideas tan importantes para la ciudad en presente y en futuro, y que ya están en boca de todos. "Estamos ante un gran proyecto para transformar la ciudad. Es algo muy, muy, importante. Si el plan de Orlegi supone una mejora económica para la ciudad es muy positivo. Pero parece complicado de realizar: trámites, documentos... La clave es que sea una mejora en lo deportivo por la transformación del estadio y que, además, genere un flujo económico para Gijón, como pretenden", explica José Manuel Díaz Novoa, toda una personalidad en el Sporting. Con una opinión casi calcada al extécnico se encuentra otro preparador que dirigió al club rojiblanco y estuvo en su cantera durante años como es José Alberto López.

El entrenador cree que el de Orlegi es un proyecto "serio, ambicioso y comprometido. Con el club, con la ciudad y con Asturias. El estadio más antiguo de España es lógico que se quiera potenciar y renovar buscando ser una referencia para acoger el Mundial". Aparece en la conversación un histórico como Enzo Ferrero. La estrella argentina considera que es "muy ilusionante". "El Molinón necesita esos cambios para acoger un Mundial y es importante para el club acoger esa cita", explica.

Entra en escena Eloy Olaya. Otro nombre muy importante en la historia del Sporting. El exjugador también observa como muy potente el boceto de Orlegi. "Ambicioso" es la palabra con la que lo define. Eloy reflexiona y va más allá. Toca uno de los temas más trascendentes: la financiación. "Es mucho dinero y habrá que ver quién lo pone", incide. Y también otro que también está en boca de tantos en la ciudad: la necesidad de conocer más sobre los planes para tener una opinión aún más detallada. "Si quieren que la candidatura esté en el Mundial 2030 se necesita una reforma importante en El Molinón, pero este proyecto va más allá de una simple ampliación del estadio para que tenga 40.000 espectadores. Es algo más ambicioso. Para llevar a cabo todas las ideas que el Grupo Orlegi tiene encima de la mesa con el estadio y su entorno tienen que llegar antes a un consenso con el Ayuntamiento", explica.

Habla ahora Carlos García Cuervo, otro técnico muy relevante en la historia de la entidad rojiblanca. El expreparador ve bien las ideas que tiene el grupo mexicano, pero muestra algunas dudas con cómo se llevarían a cabo esos planes en un contexto económico delicado para la región.

El exentrenador del Sporting reconoce ciertos recelos con el proyecto transformista. Porque, explica, las necesidades de la región son otras en estos momentos y porque antes de tener una opinión más amplia que conocer con detalle qué se construirá y cómo se movilizará la economía si se llevan a cabo todos los proyectos que se encuentran en el boceto de Orlegi Sports. "Sobre el papel todo es maravilloso, claro... Pero la situación de Asturias y su economía es la que es. Hay que pensarlo muy bien todo", admite. Interviene ahora Pablo Álvarez. "La ubicación de El Molinón me parece buenísima. Todo lo que sea un proyecto de mejora es bueno para el Sporting, la ciudad y Asturias. Que Gijón pueda ser partícipe del Mundial es también muy bueno para la región. Al final económicamente reportará seguramente beneficios a muchos asturianos", añade el que fuera atacante del Sporting.

"Es que todo lo que sea mejorar e invertir en mejoras me parece bueno y personalmente lo veo bien", comenta Juanele. El genio de Roces está convencido de que el proyecto es "ambicioso". "Tener el Mundial 2030 en El Molinón es una gran idea para el Sporting y para la ciudad", reconoce. El talentoso exjugador confiesa, mientras, que le apena la demolición de El Molinón.

Aparece por el debate Gerardo Noriega, otro exfutbolista del Sporting. "Es un megaproyecto superbonito. A Gijón le vendría bien tanto a nivel económico como a nivel de mejoras de infraestructuras", apunta. "Pero como ciudadano de Gijón observo el proyecto a nivel urbanístico también con mucha prudencia antes de conocer qué se quiere hacer con exactitud", añade.

Es el turno para Tati Alcalde. El que fuera defensa del Sporting a finales de la década de los ochenta e inicios de los noventa muestra una opinión muy optimista con las principales claves que se han divulgado sobre los planes del grupo presidido por Alejandro Irarragorri. "Conseguir que El Molinón sea sede del Mundial 2030 es algo ya de por sí muy positivo y atractivo", apunta. Luego, explica, las consecuencias que tendría esa importantísima transformación, según lo que ha podido conocer, le parece "muy positivo". Tati hace un análisis amplio para razonar su apuesta total por el proyecto.

"Generar un polo económico y turístico en El Molinón y su entorno es algo que ayudará mucho a la ciudad. Tener la oportunidad de contar con un estadio moderno con infraestructuras de primer nivel es muy ilusionante. Estamos viendo últimamente cómo han evolucionado los estadios. Ahí están los casos del Wanda Metropolitano. También el Nuevo San Mamés. ¿Por qué no puede ser El Molinón como el nuevo San Mamés? Ya no digo como el nuevo Santiago Bernabéu, porque eso por el dinero invertido y el potencial es otro nivel. Pero como el nuevo San Mamés sería algo que beneficiaría mucho tanto al club como a la ciudad. Estamos ya viendo como en otros estadios se hacen visitas guiadas... Todo lo que sea generar activos y dinamizar la economía de la ciudad, es bueno", recalca.

"Es que todo lo que sea mejorar el estadio y su entorno lo veo como algo positivo", tercia David Cano. "Si el proyecto ayuda a la ciudad es algo bueno seguro, pero hay que ser prudentes hasta que se conozcan más detalles".

Se suma al debate Juan Pérez Arango, que fuera presidente del Sporting. "Modernizar el estadio es algo obligatorio para estar en el Mundial de 2030", concede antes de mostrar su preocupación por cómo se sufragará la creación del estadio rojiblanco y también por el resto de proyectos que Orlegi Sports tiene en mente crear en el entorno de El Molinón. El exmandatario del Sporting cree que llevar a cabo el proyecto y recaudar 300 millones "no será fácil". "El Ayuntamiento no va a poner un duro. Hay que ver cómo consiguen recaudar ese dinero", sentencia.

Compartir el artículo

stats