Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La asociación Anselmo López: "¿Es necesario perder la antigüedad de El Molinón para acoger el Mundial?"

"Que se mejoren las gradas, pero, si cambias de sitio el césped, el campo perderá su condición de más antiguo", advierten los miembros de la agrupación que vela por la historia rojiblanca

Por la izquierda, Aníbal Monteagudo, Mario Carriles y Javier Fernández, en la redacción de LA NUEVA ESPAÑA de Gijón. | J. Plaza

Huyen de los focos. Son anónimos, pero muy relevantes en el sportinguismo. Aníbal Monteagudo, Mario Carriles y Javier Fernández pertenecen a la asociación Anselmo López. Una agrupación que lucha por proteger, reconocer y preservar la centenaria historia del club rojiblanco. No les gusta nada el protagonismo. Por eso ha costado tanto que se expongan para mostrar su opinión en un momento histórico: cambio de propiedad, El Molinón 2030…

Hablan claro. Lo hacen también sobre el Paseo de la Fama. Un proyecto lanzado hace una década y que ahora, como reconocen, está en la "nevera". La Asociación Anselmo López descubre en su visita a LA NUEVA ESPAÑA los entresijos sobre el homenaje más importante a las leyendas del club en una conversación larga y distendida.

–El club vive un momento de cambios. Hace escasos meses se ha producido un cambio de propiedad con la llegada de Orlegi. ¿Era necesario?

–Aníbal Monteagudo (A. M. en adelante): Es que era necesario. El declive era muy importante.

–¿Han tenido algún contacto con Orlegi?

–Mario Carriles (M. C. en adelante): Tuvimos una reunión en Mareo. Creo que fue al poco de llegar ellos. Junto a otros colectivos, como Unipes, nos comunicaron el aumento de las tarifas de los abonos.

–Javier Fernández (J. F. en adelante): Les expusimos la idea de la asociación.

Son los promotores de uno de los proyectos más importantes para distinguir el entorno de El Molinón: el Paseo de la Fama. Hace un año hubo muchos contactos. ¿En qué estado se encuentra ahora?

–A. M: En "stand by".

–M. C.: Lo hemos parado. Con el cambio de alcaldía que se va a producir, está parado. Nosotros planteamos hacer el paseo en la Avenida de El Molinón. La actual alcaldesa nos dijo que no.

–A. M.: Ella no quería hacerlo ahí porque la avenida es su proyecto estrella

–M. C: Cada reunión salíamos diciendo: "Venga, esto va para adelante". Y a la media ahora, otra vez atrás.

–¿Cuántas reuniones se han producido?

-M. C: ¡Es que empezamos con Foro hace diez años! El día que abdicó el rey de España hicimos la presentación.

–A. M.: Pues por lo menos 25 reuniones, con dos gobiernos.

–J. F.: Fueron tres mandatos. La última reunión fue con la alcaldesa y Tuero. Creo que en mayo.

–¿Cómo nace la idea?

–M. C.: La idea nace por el tema de las puertas. Pensamos en su día reconocer a las leyendas con cada puerta. Lo hablamos con Leli Rubiera. ¿Qué pasaba? Que se duplicaban muchas. El 4, por ejemplo, Maceda o Abelardo. El 1, Castro o Ablanedo. Era imposible. Te limitaba el homenajear a Meana, Villaverde, Tamayo... La idea original no era un paseo, era un paseo pero con un salón de la fama.

–J. F.: Y a entrenadores.

–¿Cuál fue la línea roja que no quisieron cruzar y que lo paralizó todo?

A. M.: Llegamos a sacar una nota en prensa, creo, diciendo que se paraba todo

–M. C.: Nosotros entendemos que somos una parte importante en esta iniciativa, pero asumimos y entendemos que hay más voces que tienen que opinar. Hubo momentos que sí dijimos "por aquí no vamos a pasar". Porque había ideas que entendíamos que ya prostituían el proyecto. El inicial era homenajear a las personas que hicieron historia en el club.

–J. F.: ¡No a las que hicieron fuera!

–M. C: Claro. Y eso nos llevó a una situación complicada. Llegó un momento en el que unos opinaban una cosa, los políticos otra, los veteranos, otra.

–J. F.: Y Unipes otra.

–A. M: Al final la idea final nada tenía que ver con lo que nosotros planteamos.

–¿Cuántas leyendas tiene ahora el paseo?

-M. C.: 47.

–¿El último en entrar fue Canella?

-M. C.: No es que sea el último. Pero entra en un filtro.

–A. M: Hubo que cambiar filtros para que entrasen algunos.

–¿Villa y Luis Enrique?

–M.C: No, no entraban en lo que nosotros entendíamos inicialmente como museo. Porque históricamente no tienen relevancia. No es que no la tuvieran, que me puedo meter en un charco. Pero no en el sentido que nosotros considerábamos, que, al final, lo que buscamos es reconocer la historia. Por ejemplo, Tamayo. Estuvo doce, trece, catorce temporadas... Y otras más de utillero. Creemos que tiene mucha importancia en el club.

-J. F.: A nivel de nuestro romanticismo, Tamayo sí entraba.

–A. M: Marcó mucho la muerte de Quini porque estando él en vida podría inaugurar el proyecto. Pero sin él, ¿quién inauguraría el homenaje? Ahí estaba la cosa

–¿Cuándo se decide incorporar a Villa y Luis Enrique?

–M. C: Cuando se forma una comisión.

–¿Pero es una imposición?

-M. C: Más que impositivo, es mayoritario. Desde la la comisión nos dicen que es conveniente abrir ese abanico y no ser tan puristas.

–A. M.: Hubo algun jugador, entrenador o presidente de los que están que se nos pidió incluirlos por uno o otro motivo, ya fuera por el peso que tuvieron dentro del club en los años que los que estuvieron o por el peso entre la afición.

–¿Valoran otro espacio para hacer el Paseo de la Fama que no sea la avenida de El Molinón?

–M.C.: Creemos que es el mejor sitio.

–A. M: La primera idea nos la planteó Joaquín Aranda, un arquitecto que ya ha fallecido. Salía de la puerta original del estadio, entre el Alimerka y el Carling, y giraba hasta la puerta 0. Ahora creemos que la mejor ubicación es la avenida de El Molinón.

–J. F.: O nuestro purismo.

–A. M: Vamos a ver. La historia del Sporting se basa mucho en los setenta y ochenta. Pero de ahí atrás… La gente desconoce mucho esa historia y hubo jugadores y entrenadores mucho más importantes que los que ahora aplaudimos. Buscábamos reconocerlos.

–M. C: La gente tiene que darse cuenta que una persona como Manolo Meana, en 1920, consiguió ser llamado por la selección española. Y lo hizo cuando Gijón estaba apartado del mundo. Porque de aquella no sé cuántas horas se tardaba en ir desde Madrid a Gijón, pero llamó tanto la atención que le convocaron de aquella. Eso tiene un valor. ¡Tuvo que ser muy bueno!

A. M.: Es que además de jugador, fue entrenador y seleccionador nacional. Fue muy importante en el fútbol nacional.

–J. F.: Pero fue en 1920 y ahí quedó enterrado…

–M. C.: O Villaverde, que tiene una placa y no se la pusimos nosotros. La tiene en la tribunona. Pepe Ortiz fue jugador, delegado tropecientos años… Crecí respetando a Pepe Ortiz, Jesús Barrio, Tati Valdés o a Puente.

–J. F.: A nosotros nos fastidiaba tener que modificar este tipo de cosas. Pero asumimos que nuestra verdad es nuestra y no tiene porqué ser la acertada. Nos sorprendió muchísimo que con la idea que pretende Orlegi con El Molinón se pierda la antigüedad y a la gente, le de igual. Nos dejó tocados.

La idea de Orlegi para el estadio es casi una demolición y una nueva creación de El Molinón.

–A. M: Nos parece bastante mal. Habría que hacer un estudio de la zona, de si se puede ampliar grada por grada.

–J. F.: No sabemos por qué nadie se plantea mantener el césped donde está.

–M. C.: Hay que hacer un Molinón nuevo, por supuesto. Hay que hacerlo grada por grada, por supuesto. ¿Pero cambiar el césped? ¿Hay algún estudio que diga que hay que cambiarlo? Me acojo a las palabras de Irarragorri. Dijo que el estadio más antiguo de España no puede quedarse sin Mundial. Bien, estoy de acuerdo. ¿Pero si hacen un estadio nuevo no se estaría quedando sin Mundial?

–J. F.: Si se mueve el césped, pierde la antigüedad. San Mamés ha perdido la antigüedad.

–¿Merece la pena ser sede, mejorar el estadio y potenciar el entorno a cambio de perder la antigüedad?

–M. C: Eso lo tienen que decir los estudios arquitectónicos.

–J. F: Lo que nosotros planteamos es lo contrario. ¿Es necesario perder la antigüedad para acoger el Mundial?

–M. C.: ¿Hay posibilidad de que se mantenga eso? Anfield sigue ahí. El Bernabéu sigue ahí.

–A. M.: A mí me fastidia mucho más que se silbe porque una camiseta tiene las rayas más finas o más no sé, y no darse cuenta de esto. Lo del estadio es lo que nos queda de historia. Se cambió de pantalón, camiseta, e, incluso, de escudo.

–M. C.: Pero es el Ayuntamiento quien tiene que decidir. Porque son los que tienen que salvaguardar los intereses de la ciudad. ¿Por qué? Pues porque en unos años, igual Orlegi no está ahí.

–A. M.: Aquí se quemó una grada. Volvieron a tirarla y hacerla en el mismo sitio. Es el único prestigio histórico que le queda al Sporting.

–J. F: El mensaje que sea claro. ¿Estamos a favor del Mundial? Por supuesto. ¿Estamos a favor de un Molinón nuevo? Por supuesto. ¿Estamos a favor de que se mueva? Si alguien explica que es inviable hacerlo de otra forma… Pero queremos que haya un estudio técnico independiente. Y que diga: "es inviable por esto, esto y esto".

–La estatua de Quini está terminada, pero pendiente de la financiación. ¿Les apena que el homenaje esté incompleto?

–M. C.: Pues claro. Es llamativo que hayan ido miles de personas al funeral de Quini y no se consiga recaudar el dinero. Como sportinguistas nos da pena.

–J. F.: Es de justicia que tenga estatua. Es la figura más importante.

Halladas actas y crónicas del Sporting de 1919

La asociación Anselmo López se ha hecho con el que podría ser uno de los documentos más antiguos de la historia del Sporting. Se trata de un libro con actas y crónicas de encuentros del club rojiblanco de 1919 a 1927. "No son actas oficiales, si no redactadas por una persona del club, seguramente el secretario de aquella época. Creemos que es el documento más antiguo del club", añaden. Anselmo López ha comprado este archivo. Su objetivo ahora es donarlo a la entidad rojiblanca en ese futuro encuentro que esperan tener con el Grupo Orlegi.

El grupo rescata el acta de fundación del club

La asociación Anselmo López ha rescatado el acta fundacional de club. Un documento histórico que estaba extraviado y que ahora ha localizado tras realizar una importante investigación. En 1956, explican desde Anselmo López, distintos protagonistas del momento en el club rojiblanco se reunieron para ponerse de acuerdo sobre el año en el que se había fundado el club. "Es entonces cuando se hace oficial, con el acta. Lo hacen fundadores del club con exjugadores". El club tenía una copia en las oficinas y despareció. "Nosotros investigamos. Dimos con la notaría que tiene la copia y en su día avisamos a Javier Fernández. Ahora vamos a ver si nos reunimos con el club: les diremos dónde está para que puedan recogerlo", explican. "Solo puede ir a recoger al acta un representante con firma notarial", añaden.

Compartir el artículo

stats