Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Diego Mariño: la salida del símbolo del actual Sporting tras casi siete años

El Almería pagará unos 80.000 euros por el portero si sigue en Primera | El gallego firma hasta 2025

Diego Mariño

La incertidumbre del último mes se terminó al fin para Diego Mariño. Quien era el capitán del club rojiblanco y símbolo cerró ayer –extraoficialmente, hoy se espera el anuncio de ambos clubes– su historia con el Sporting para fichar por el Almería este mercado de invierno, en una operación desvelada y contada paso a paso en exclusiva por LA NUEVA ESPAÑA. En la ciudad andaluza se encontraba ya ayer a última hora, después de un largo viaje desde Asturias, tras hacer escala en Madrid. Mariño ficha hasta 2025, con la posibilidad de prolongar su vinculación con el club un año más. Y el Almería abonará unos 80.000 euros por la operación, siempre y cuando amarre la salvación en Primera, algo muy probable en el día de hoy. La previsión es que sea presentado los próximos días. El club rojiblanco, mientras, libera masa salarial, algo necesario para incorporar a otro guardameta al estar prácticamente sin margen para moverse. También se concede el deseo a Mariño, un futbolista crucial en el club en los últimos tiempos.

Desde su llegada al club, en 2016, ha sido capital para todos los entrenadores: se va después de disputar 222 partidos y como un jugador muy apreciado por todos sus compañeros y técnicos. Mariño ha tenido antes otras oportunidades de jugar en Primera: una muy clara, en verano de 2019, cuando fue traspasado Dani Martín al Betis, y el gallego contaba con una propuesta del Espanyol. El final de esta larga etapa (seis temporadas y media) ha sido, eso sí, delicado. El último año y medio, amargo tras ser relegado a la suplencia por Pep Martí y Abelardo en favor de Pichu Cuéllar. Terminaba contrato en solo unos meses (el 30 de junio), pero en Orlegi ya se había tomado la decisión de que su ciclo estaba agotado. La irrupción del Almería ha precipitado su adiós antes de lo esperado. Rubi y Diego Tuero han jugado un papel crucial para persuadirle. Aún así, la operación ha sido complejísima, llena de subidas y bajadas: más de tres semanas de llamadas e incertidumbre desde que se iniciaron los contactos. El Almería le quería sí o sí para enero para competir con Fernando y ante la posible salida de Pacheco. Pero el tira y afloja se alargó ante la resistencia del Sporting a dejarlo salir sin recambio y tras el relevo en el banquillo. Las gestiones se recuperaron el lunes, llegando a un principio de acuerdo que ayer ya era total.

En el club rojiblanco existe el convencimiento de contratar a otro portero para la segunda vuelta. Flo y Petr seguirán, de momento, jugando con el filial, pese a estar en mayor o menos medida en dinámica con los de Miguel Ángel Ramírez. Se pretende un perfil titular que pueda competir de tú a tú con Cuéllar, no un mero comodín para tirar durante estos meses hasta el verano.

Diego Mariño, ayer, en el aeropuerto de Asturias, emprendiendo su viaje a Madrid para hacer escala antes de llegar a Almería, en una imagen captada por LA NUEVA ESPAÑA. | LNE

En las últimas semanas, como informó LA NUEVA ESPAÑA, el área deportiva del Sporting ha rastreado el mercado en esa búsqueda de un sustituto y a sabiendas de la enorme dificultad que conlleva contratar a un portero en enero: se han recabado varios ofrecimientos, siendo uno Miguel Ángel Morro (Rayo Vallecano), mientras que se hizo una consulta al Betis por la situación de Dani Martín, pero la entidad andaluza ni siquiera se ha planteado soltar al guardameta gijonés.

El nombre de Morro sigue en la mesa por el momento, aunque hay opciones por delante. Gerardo García, Fredi, Salomón Behar y Andrés Conesa han estado trabajando de forma activa en ese reemplazo y que el nuevo portero encaje también en los parámetros financieros que marca LaLiga.

Una operación avanzada por LA NUEVA ESPAÑA

El 4 de enero LA NUEVA ESPAÑA descubrió en exclusiva el interés del Almería en fichar este mismo mes enero a Diego Mariño, capitán del Sporting, quien se encontraba a solo unos meses de agotar su contrato en Mareo y no contaba con una oferta de renovación del club rojiblanco encima de la mesa. "El Almería quiere a Mariño para este mercado de invierno", titulaba este periódico entonces. Era el momento en el que el club andaluz había iniciado los contactos con el Sporting y el entorno del portero para intentar contratar en enero al capitán rojiblanco para aumentar la competencia de Fernando y en la búsqueda de un posible reemplazo a Pacheco. LA NUEVA ESPAÑA ha ido contando paso a paso la operación del guardameta, que se ha dilatado cerca de tres semanas.

Compartir el artículo

stats