El remate del "jugador número 12"

Mieres solo piensa en "pelear hasta el final" ante el Espanyol

"Nadie se rinde, en la vida hay que luchar ante la adversidad", dice una de las peñas sportinguistas más numerosas

Integrantes de la peña sportinguista Mieres del Camino. | A. M.

Integrantes de la peña sportinguista Mieres del Camino. | A. M.

Ángel Cabranes

Ángel Cabranes

"Somos 187 socios y aquí nadie se rinde". La peña sportinguista Mieres del Camino solo piensa en "pelear hasta el final" en el partido de mañana, ante el Espanyol. El Sporting necesita darle la vuelta a una eliminatoria en la que terminó con un 0-1 en casa en el encuentro de ida disputado en El Molinón. "Posiblemente haya sido uno de los mejores partidos que hemos jugado esta temporada", afirma Miguel González Hevia, presidente de un colectivo con el espíritu de lucha metido en la sangre.

Hay ganas de cumplir el próximo aniversario en Primera División en la peña sportinguista Mieres del Camino. Por muchos motivos. A la apasionada afición por el Sporting se une el poder hacerlo coincidir con el 25º aniversario de la creación de la peña. Unas bodas de plata que estarían ya más que cumplidas si se tuviera en cuenta la peculiar manera en la que se gestó un colectivo que aúna a sportinguistas de todo el concejo de Mieres.

"Todo empezó cuando éramos chavalinos, por un club juvenil que se llamaba Club Amigos del Junior. Aquello duró unos años y después, ya de mayores, lo retomamos para celebrar comidas, tertulias... El caso es que derivó en la fundación de la peña en un sitio muy emblemático, la plaza de Requejo de Mieres", cuenta Miguel González Hevia. Él ostenta el cargo desde el fallecimiento de quien fue primer presidente y uno de sus mejores amigos, Berto de la Fuente. Antes había ejercido como secretario, pero "hacía prácticamente de todo".

La peña Mieres del Camino ha acompañado al Sporting esta temporada a campos como el del Racing de Ferrol, Racing de Santander, Burgos, Levante y, más recientemente, al del Elche. "No fuimos a Leganés porque no había entradas para todos y el precio de los hoteles estaba disparado. Es el mayor problema que tenemos ahora las peñas, que al no conocer el calendario con tiempo y ante la posibilidad de que el partido caiga un lunes o un viernes, cada vez es más difícil planificar viajes", señala Miguel. "Hay que repetir el último partido ante el Espanyol y confiar en que se puede sacar adelante, aunque todos sepamos que es complicado", concluye.

Suscríbete para seguir leyendo