"Arrastramos una maldición con el ‘9’ desde Quini"

Rafa Quirós publica "El cielo rojiblanco", un repaso a la "época dorada del Sporting hasta que las SAD trajeron la ruina deportiva"

Rafa Quirós, ayer, en el Café Dindurra de Gijón, con la portada de su libro, "El cielo rojiblanco".

Rafa Quirós, ayer, en el Café Dindurra de Gijón, con la portada de su libro, "El cielo rojiblanco". / Marcos León

Ángel Cabranes

Ángel Cabranes

Dice Rafa Quirós (Gijón, 1958) que le atraen movilizaciones de aficionados como las vividas recientemente para impulsar al Sporting en el play-off, y sonríe al ponerlo en contraposición con "aquella docena" que fueron a la antigua estación de Renfe para celebrar la última clasificación europea del equipo, en 1992. El periodista gijonés presenta este jueves, a las 19.00 horas, en el Centro de Cultura Antiguo Instituto, "El cielo rojiblanco", un repaso a la "época dorada del Sporting, al ‘Eurosporting’, hasta que las SAD trajeron la ruina deportiva". Su primer libro, editado por Hoja de Lata y con prólogo de Rafa G. Testón, nace también con el propósito de que "los más jóvenes sepan qué Sporting hubo antes del que conocieron".

"A primeros del pasado mes de octubre me llamaron de la editorial para proponérmelo. En marzo lo tenía acabado. Me tocó la lotería casi sin jugar. En enero hizo tres años de mi jubilación, tenía tiempo y empecé a escribir hablando con mucha gente de la época", explica Rafa Quirós. "El cielo rojiblanco" se acota entre 1977, "el año que bajamos a Segunda con aquella recordada delantera formada por Churruca, Quini, Ferrero, cuando les salió rana Sinibaldi", y 1992, cuando "con las SAD empezaron las equivocaciones y fuimos para abajo como en un tobogán". Entre medias, un subcampeonato de Liga, dos subcampeonatos de Copa y clasificaciones europeas que Rafa resume en "tres picos y dos valles". En ese repaso se ha apoyado en los protagonistas y en el especial "Los 20 años de oro del Sporting" publicado por LA NUEVA ESPAÑA y cuyas páginas compartió con el también periodista Mario Braña.

"La primera gran etapa comienza con Vicente Miera haciéndose cargo del equipo en Segunda y Vega-Arango asumiendo la presidencia. Así llega el subcampeonato de Liga y los dos de Copa. El último, con el equipo salvándose del descenso en la última jornada gracias a un rebote en el que nos favoreció Las Palmas", detalla. "Después viene un valle con Boskov, que entonces fue una decepción. Porque entonces acabar en media tabla era eso, una decepción", continúa. "Vuelve a resurgir el Sporting con Novoa, Eloy, Ablanedo... Llegan momentos como aquel 0-4 al Barcelona, pero Ramón Muñoz (entonces presidente) acaba perdiendo la confianza en él porque practicaba un fútbol que aburría. Fíjese de lo que hablamos en comparación con lo de ahora", señala. "Se inicia otro valle con Aranguren en el banquillo o problemas como el ‘caso Felipe’ que lo dinamita todo, con la marcha del presidente. Comienza el último pico con la llegada de Plácido Rodríguez Guerrero tras ganar las elecciones, con García Cuervo salvando el descenso y Ciriaco haciendo una segunda vuelta de fantasía para la última clasificación europea", relata.

"¿Si volverán aquellos años? Pueden volver. ¿Quién iba a pensar que el Girona, al que nos cruzamos en el último ascenso, iba a jugar la Liga de Campeones?", responde. Lamenta que el ascenso no se haya dado este año, también que al menos pudiera "haberse vivido una final de play-off contra el Oviedo. Hubiera sido espectacular". Para ello, echó de menos un goleador. "Es curioso, pero a través del libro te das cuenta de que desde Quini arrastramos una maldición con el ‘9’. Hasta ahora, Gomes, Lucho Flores y poco más. Mate Bilic, pero a otro nivel", reflexiona.

Suscríbete para seguir leyendo