La lección del "profe" Olaetxea: "Es un currante del fútbol"

Licenciado en Magisterio, a sus 31 años y tras más de 100 partidos en Segunda B afronta la oportunidad de su carrera en el Sporting tras renunciar a ofertas más importantes

Lander Olaetxea, con el Albacete. | Albacete

Lander Olaetxea, con el Albacete. | Albacete

Andrés Menéndez

Andrés Menéndez

"Es un jugador con inquietudes. No solo se preocupa del fútbol". Sergio Rodríguez coge rápido el teléfono para ahondar en la figura de Lander Olaetxea, un currante del fútbol que da el paso "más importante" de su carrera, ahora a sus 31 años, para firmar por el Sporting de la mano de Rubén Albés, el entrenador que impulsó su carrera en el Albacete y ahora ha solicitado al club de un esfuerzo para lograr el reencuentro de uno de sus figuras de confianza. "Es un futbolista que sin ser ostentoso da equilibrio. Siempre elige la opción buena. Es un jugador de los que siempre gusta al míster", apunta Asier Goiria, ahora director deportivo del Murcia, y el ejecutivo que en 2021 se lo llevó a Segunda División para el Amorebieta.

Hoy, Olaetxea llegará a la ciudad tras unos días de mucha incertidumbre. Y mañana, si se completa la burocracia con la firma de todos los documentos, comenzará la pretemporada con el equipo gijonés como una de las caras nuevas del proyecto de Albés, junto a Jesús Bernal, y probablemente también Eric Curbelo, además de los chicos de la cantera que han sido citados para comenzar a trabajar. Olaetxea firma por una campaña – hasta el 30 de junio de 2025–, que en realidad serán dos si el club gijonés asciende a Primera División, y lo hace tras renunciar a mucho dinero por vestir de rojiblanco. Tenía ofertas más jugosas en lo económico, con el Burgos y el Deportivo de La Coruña apretando, y varios clubes de Segunda División muy interesados, como el Málaga. Pero su vínculo y confianza en Albés le ha empujado a firmar con el Sporting.

No fue una decisión fácil para un futbolista hecho a sí mismo y que ha pasado por todas las fases: de las expectativas de Lezama tras llegar a pisar el Bilbao Athletic y ganarse a base de disciplina, raza y talento su oportunidad en modestos como Gernika, Logroñés y Amorebieta. Tipo disciplinado y prudente, no hace uso de las redes sociales y prefiere para desapercibido, ajeno al bullicio que siempre acompaña su profesión. Hasta los 28 años no se había hecho un hueco en el fútbol profesional, y aunque se ganaba la vida en el fútbol norteño, especialmente en País Vasco, cerca de su Abadiano natural, vislumbraba un camino más estable en el corto plazo con su otra pasión: enseñar a los más jóvenes. Lander estudió la carrera de Magisterio, y cuando deje de hacer esfuerzos por el fútbol sueña con ser maestro.

En Logroño llegó a hacer prácticas como profesor en el Colegio Escolapios. Incluso tuvo la tentación de colgar antes las botas por la enseñanza, cuando el profesionalismo aún estaba lejos (disputó 117 partidos en Segunda B) y los contratos no eran altos. Pero apostó fuerte por el balón. Y la constancia y el talento han tenido premio. "Es un tío muy currante y a la vez sencillo. Siempre antepone el bien del equipo al suyo. Es un jugador de equipo", indica el que fuera defensa del Sporting Álex Pérez, ex compañero de Olaetxea en el Logroñés.

"Es un chico extraordinario, con grandes valores como deportista y como compañero. Es muy trabajador y una persona normal, con buenos hábitos", destaca de nuevo Sergio Rodríguez sobre este centrocampista, capaz de adaptarse a distintos entornos, estilos y posiciones. "Es además un jugador muy versátil. En el Albacete jugaba más como 6 y tenía un perfil más combinativo; pero con nosotros –Logroñés– lo hacía más como interior. Tiene llegada", destaca el entrenador. "Da igual de lo que jugase, siempre se lo dejaba todo en el campo", recalca de nuevo Álex Pérez.

Suscríbete para seguir leyendo