05 de enero de 2010
05.01.2010

La Policía busca la coca de los plátanos en varios supermercados asturianos

Las pesquisas para localizar la droga se extienden a toda España

05.01.2010 | 01:00
Supermercado Lidl de Langreo.

Oviedo / Madrid,

L. Á. V. / Agencias

La Policía ha extendido a toda España, incluida Asturias, la búsqueda de nuevas partidas de los plátanos en los que los narcotraficantes escondieron un alijo de cocaína y que iban a ser vendidos por la cadena Lidl. Por el momento se han recuperado cien kilos de la sustancia, todo un golpe al tráfico ilegal, pero se piensa que hay más droga del alijo circulando por España y que los plátanos han podido venderse a otras cadenas, además de a los supermercados Lidl.


En Asturias, según manifestaron el delegado del Gobierno, Antonio Trevín, y fuentes del Cuerpo Nacional de Policía, no se han encontrado nuevos «ladrillos» de coca. En la región hay numerosos supermercados Lidl. Ninguno de sus empleados ha dado cuenta de hallazgo alguno.


Los investigadores siguen intentado conocer el origen de la droga. Las partidas llegaron del mercado central de Madrid, por lo que las cajas de plátanos han podido venderse a más cadenas. La Policía está convencida de que hay varias decenas más de «ladrillos» por encontrar, por lo que no abandona las investigaciones.


Los contenedores de plátanos con los «ladrillos» de cocaína llegaron por carretera a Mercamadrid por un «error» del clan que debía recogerlos en el puerto de Sagunto, en Valencia, tras su llegada desde Ecuador. Otra partida arribó a Port Vendrés, en la frontera francesa con Cataluña, procedente de Costa de Marfil. A buen seguro, este fiasco podría derivar en un ajuste de cuentas, ya que la pérdida económica para los narcos asciende a varios millones de euros.


Las investigaciones se centran especialmente en Madrid y Cáceres, donde se sabe que iban a ser vendidas las partidas de plátanos. Los responsables de Lidl han negado que sus clientes corriesen peligro algunos, ya que los cajones con plátanos y coca fueron descubiertos antes de ser expuestos al público.


En los últimos años, los narcos han extremado la imaginación para lograr introducir sus alijos, y utilizan tapizados, cochecitos de bebé, objetos religiosos, cajas de gambas, muñecos o productos de belleza, entre otros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído