07 de octubre de 2012
07.10.2012
 

Muere un cazador en Siero tras recibir un disparo accidental en una batida

El lavianés Armando Fernández Ordóñez sufrió un impacto de bala de un compañero mientras participaba en una montería de corzos en Limanes

07.10.2012 | 02:00

Limanes (Siero),


F. TORRE / L. Á. VEGA


El lavianés Armando Fernández Ordóñez, de 47 años de edad, falleció ayer tras recibir un impacto de bala durante una cacería de corzos en la parroquia sierense de Limanes. En principio, todos los indicios apuntan a que se trata de una muerte accidental, a la espera de conocer el resultado de las investigaciones de la Policía judicial y el dictamen del juez.


El óbito se produjo ayer, a las diez menos veinte de la mañana. Según relatan algunos vecinos de la zona, por las inmediaciones había a esas horas numerosos cazadores, tanto para la caza del corzo como para la del jabalí. No obstante, fuentes cercanas a la investigación señalan que el disparo provenía de la propia partida de la que formaba parte Armando Fernández.


Según el relato de algunos vecinos, el suceso se produjo en un momento de gran ajetreo y en el que se produjeron numerosos disparos, uno de los cuales habría enviado un proyectil a la cabeza del cazador, que, según señalan fuentes del sector, hacía las labores de montero, es decir, que buscaba y perseguía a los animales para llevarlos al lugar donde esperaba el resto de la cuadrilla, que era la que se encargaba de cobrar la pieza.


El levantamiento del cadáver se produjo a media mañana, tras lo cual se trasladó el cuerpo al Hospital Universitario Central de Asturias, a fin de practicarle la autopsia.


Con este trágico suceso se termina un largo período sin incidentes en los cotos de caza de Siero, donde no se registraban daños personales desde enero de 2011, cuando un cazador resultó herido al rebotar un proyectil.


La noticia de la muerte de Armando Fernández Ordóñez, conocido como «Mandi», causó ayer un profundo dolor en Pola de Laviana, donde residía con su madre. Prejubilado de Hunosa, divorciado y padre de un hijo, Fernández Ordóñez era un hombre muy apreciado por sus vecinos de Pola de Laviana, que tras conocer la triste noticia destacaron su bonhomía. El funeral por su alma se oficiará mañana, lunes, a la una de la tarde, en la iglesia parroquial de Pola de Laviana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído