16 de noviembre de 2014
16.11.2014

Investigan a un vecino de Villayón por cazar lobos con lazos de hierro

Las pesquisas se iniciaron después de que el hombre colgara fotos en una red social

16.11.2014 | 01:23
Un lobo muerto durante una batida legal en la zona del Caudal.

El Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil ha abierto una investigación sobre la posible realización de cacerías ilegales de lobos en Villayón y los Picos de Europa, a resultas de la denuncia presentada por la asociación conservacionista Lobo Marley, que descubrió que se habían colgado varias fotos de lobos muertos en una página ganadera de Facebook. En los dos casos se habrían utilizado lazos de hierro, un método cruel que además está prohibido.

La página está administrada por un vecino de Trabada (Villayón), cuya identidad se corresponde con las iniciales J. L. A., que ha sido ya identificado por los agentes de la Guardia Civil, y que según la asociación Lobo Marley podría ser propuesto para sanción por siete infracciones administrativas (a la ley de Caza, conservación de los animales, plan de gestión del lobo y a la ley de Derechos de los Animales de la Unión Europea). Además, podrían abrírsele diligencias por un delito contra la fauna. La investigación, llevada a cabo por agentes de Oviedo y Vegadeo, aún no ha concluido y podría haber más implicados.

Se investiga dónde se produjeron las cacerías. La última se habría llevado a cabo el pasado mes de octubre, en Villayón. Según la asociación conservacionista, "el método ilegal utilizado en ambos casos y con resultado de muerte fue el lazo, un método cruel que se realiza con cables metálicos para atrapar a un animal, llevándolo a un trágico desenlace que en muchos casos termina con la amputación de una extremidad o directamente la muerte por inanición". Para Lobo Marley, es un método no selectivo que provoca un enorme sufrimiento al animal atrapado y puede afectar a todo tipo de especies de un hábitat. Pese a los intentos de Foro Asturias en el pasado, el lobo sigue sin ser especie cinegética en Asturias, y sólo puede matarse dentro de los cupos autorizados por el Principado. Numerosos ganaderos estiman esta limitación insuficiente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído