Suscríbete Caso Abierto - La Nueva España

Caso Abierto - La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Mamá, ¿pero qué les hizo el padre a las niñinas?", preguntan los compañeros del colegio

Los menores reciben apoyo psicológico en el centro educativo de Soto del Barco para superar las muertes de Amets y Sara

"Mamá, ¿pero qué les hizo el padre a las niñinas?", preguntan los compañeros del colegio

Soto del Barco, I. GARCÍA

Los vecinos de Soto del Barco no daban crédito del infanticidio registrado el día anterior en San Juan de La Arena. Las caras de los madres y padres que se acercaron al colegio de la capital del concejo, que permaneció cerrado, expresaban impotencia e indignación. "Le conté a mi hija que habían tenido un accidente de coche, no le pude decir lo que ocurrió de verdad", explicó Mar Gómez, una de las madres. "Mi niña, de seis años, me dijo: 'Mamá, ¿ahora con quien juego yo?'", relató entre un mar de lágrimas.

La hija de Gómez cursa Primero de Primaria y conocía a las pequeñas asesinadas por su padre de mil y un juegos en el parque y por supuesto del patio del colegio. "No sé en qué situación vivían las niñas, pero todo parecía normal; el padre, aparentemente se portaba bien con ellas, como uno más", añadió esta mujer de Soto del Barco a la puerta del centro escolar, donde los profesores estaban reunidos con la consejera de Educación, Ana González. En la calle, había silencio. Ana Sopeña, apoyada en el alféizar de su ventana, conocía de vista a José Ignacio Bilbao, el padre de las niñas. "El otro día lo ví cuando vino a recoger a las crías, y ví que la mayor estaba muy crecida. La verdad, que Iñaki, como le llamaban, parecía una persona normal", destacó esta mujer, que no se podía creer lo que había ocurrido.

La responsable de actividades extraescolares del centro, con lágrimas en los ojos, recordó a Amets y Sara como dos niñas alegres que, como otros, participaban en los talleres infantiles de "Pequeños espacios". "Mi hijo está triste, cuando se enteró de todo lo había pasado me dijo: 'Eran mis amigas'", señaló Brigida Hernández, a la puerta del centro visiblemente afectada. "Hizo la comunión con la mayor el año pasado", añadió esta mujer que no daba crédito a lo ocurrido. "Mi hijo me dijo: 'Pero mamá, ¿qué le hizo el padre a las niñinas? Está muy triste", añadió. Para intentar poner remedio a casos como el del hijo de Hernández, el colegio contará con un equipo de psicólogos, explicó Lozana Carazo, madre de dos niños y también psicóloga. "Hay divorcios que una parte no quiere asimilar y los niños sufren y se dan casos como esta desgracia", apuntó Carazo. La estrategia en este caso será explicar a los niños que los padres les quieren y pueden sentirse seguros con ellos.

Por su parte, el alcalde de Soto del Barco, Jaime Menéndez Corrales, también afectado por este "asesinato absurdo y cruel", convocó una concentración de rechazo al mediodía frente al Consistorio. "La comunidad escolar. donde estudiaban las dos pequeñas, vive con estupor y consternación la desaparición de sus compañeras, queremos acompañar a Bárbara, su madre, y ponernos a su disposición para que todo lo que necesite ella y su familia". El Ayuntamiento ha declarado tres días de luto oficial y suspendido todos los actos programados para el fin de semana, incluido un acto contra la violencia machista y el partido del fútbol-sala entre Amigos de Soto y La Aldea, que se disputará el próximo lunes 8 de diciembre.

Compartir el artículo

stats