Cinco miembros de la banda "Outlaws", ya extinguida, aceptaron ayer una condena de dos años de prisión para cada uno por la paliza propinada con un bate de béisbol, tres martillos y un objeto punzante, presumiblemente un destornillador, a un miembro de la banda "Ángeles del Infierno" en Oviedo. Pese a las heridas, el agredido retiró la denuncia por el ataque. Uno de los acusados asistió acompañado de más de una veintena de miembros del club al que pertenece en la actualidad, "Los Comancheros", en el que ocupa el cargo de "sargento de armas nacional" y se le conoce por el sobrenombre de "El Animal". La Fiscalía retiró la acusación contra otro motero, que no había participado en los hechos aunque inicialmente se le implicó.

El suceso se remonta a mayo de 2012, cuando los acusados llegaron en una furgoneta a la plaza Campo de la Vega de Oviedo para localizar a un hombre que tiene un negocio de tatuajes en la zona. Cuando le vieron, se bajaron del vehículo armados con un bate de béisbol, martillos y un objeto punzante. Según el ministerio fiscal, tras decirle "a ti te estamos buscando", comenzó la agresión, de la que la víctima resultó con varias heridas en la cabeza, la cara, puñaladas en ambas piernas y una fractura en un dedo.

Tras la intervención de la Policía, el hombre fue trasladado al Hospital Central de Asturias. Aunque inicialmente interpuso una denuncia por la agresión, posteriormente la retiró. Al parecer uno de los acusados, apodado "El Animal", mantenía malas relaciones con la víctima desde hacía algún tiempo, según el presidente de "Los Comancheros", que prefirió no identificarse. También añadieron que "ésta era una cuestión entre clubes de moteros", y que la víctima, "que no es un comerciante, no tenía que haber denunciado nada". La víctima, por su parte, asistió al Juzgado acompañado de otros miembros del club al que pertenece, pero declinó hacer declaraciones, indicando sólo que había retirado la denuncia y que acudía en calidad de testigo.