Cerca de 500 personas fueron desalojadas en la tarde de ayer en la cumbre de Gran Canaria por un incendio forestal que avanzó con gran rapidez, quemando más de 1.000 hectáreas en sus primeras horas y que tiene potencial de afectar "a varias miles de hectáreas más". El fuego se declaró poco antes de las dos de la tarde en el entorno de la rotonda de acceso a la población de Tejeda y que progresó de forma "muy agresiva". El Parador Nacional de la Cruz de Tejeda se salvó milagrosamente.