La plataforma de acceso que dará entrada a los mineros está terminándose. Durante la noche se completaron los trabajos de entubado de la galería de rescate de Julen, en el Cerro del Coronado que está en Totalán. Tras los numerosos problemas encontrados durante la perforación de la galería de rescate, que se pudo completar esta noche con la colocación de los tubos que aseguran su estabilidad, esta madrugada comenzaron a instalar la plataforma de rescate.

Fuentes de la Subdelegación de Gobierno explicaron que estos trabajos consisten en la introducción de un tubo final de 12 metros en la boca del túnel. Ese último tubo servirá para permitir la entrada de la Brigada de Salvamento Minero. Pero antes hay que rellenar la plataforma hasta esa cota, algo a lo que están realizando en estos momentos. Una vez terminada a lo largo de esta mañana, entrarán los mineros en acción para excavar los últimos cuatro metros a mano.

La comisión técnica encargada del rescate de Julen tuvo que improvisar una nueva solución el miércoles por la tarde ante la aparición de un nuevo saliente. Así, optaron por recortar los tubos más bajos del encamisado de manera que puedan encajar en la base del pozo vertical y salvar así un nuevo saliente de tierra que impedía rematar el túnel de rescate, labores que concluyeron a las 21.00 horas

Así será el intento de rescate de Julen con los mineros

Así será el intento de rescate de Julen con los mineros. Vídeo: Fernando Montecruz.

Este retraso se produjo porque la perforadora no pudo culminar el ensanche de los 20 últimos metros de la galería que facilitará el descenso a los mineros. Un segundo saliente de tierra en la parte final del tubo bloqueó los trabajos, por lo que se optó por adaptar los tubos a la situación, reduciendo su diámetro en los metros finales y así acelerar el proceso, evitando otro reperforado.

Los trabajos de preparación del terreno, que están ahora en marcha, requerirán de unas dos o tres horas y, a partir de ese momento, se activará la fase en la que la brigada minera accedería al túnel, operación para la que contarán con el apoyo de los bomberos del Consorcio provincial de Málaga.

Dos mineros descenderán por el túnel -a través de una cesta o cápsula diseñada específicamente para el rescate- con intención de practicar con medios manuales una galería de cuatro metros de longitud que conecte con el pozo donde se cree que está el pequeño.

Así es la cápsula con la que los mineros tratarán de rescatar a Julen

Así es la cápsula con la que los mineros tratarán de rescatar a Julen

Transcurridos unos 30 ó 35 minutos serán relevados por otros dos mineros que seguirán picando y así sucesivamente hasta conseguir el objetivo.

En caso de que se topen con piedra de especial dureza podrían intervenir los especialistas en microvoladuras para agrietar la roca. Se trata del mismo explosivo que utilizan los artificieros de las fuerzas de seguridad para hacer reventar los artefactos explosivos.

Los mineros contarán además con una broca especial traída expresamente de Alemania, fabricada por Bosch, que está especialmente diseñada para actuar en terrenos muy duros.

Los bomberos les prestarán apoyo logístico relacionado con la ventilación y la seguridad de la operación.

El trabajo que espera a los mineros es de extrema dureza. Tendrán que taladrar la pared manualmente, con piquetas y martillos neumáticos. El trabajo se hará inicialmente de rodillas y posteriormente, una vez se gane cada vez más espacio, tendrán que abrir vía echados. La galería tendrá una altura de un metro veinte y una anchura de un metro. El ambiente será irrespirable, por lo que necesitarán los respiradores y los autorrescatadores.

Para asegurar el techo y las paredes de la galería, los mineros utilizarán maderas que tendrán que cortar con hachas. Nada que no conozcan, puesto que se trata de personal muy experimentado. Finalmente, tras más de veinte horas de trabajo, cuando estén a punto de llegar al pozo donde se encuentra Julen, realizarán un sondeo para introducir una cámara en el interior y localizar al menor. Será entonces cuando entren en escena los especialistas en rescates de los Bomberos de Málaga, que serán los encargado de alcanzar al menor y sacarlo a la superficie.

El operativo de rescate de Julen cumple hoy once días de trabajo sin descanso, día y noche, y sin dejar de afrontar los obstáculos que casi cada jornada van surgiendo en el entorno del pozo donde cayó el pequeño el pasado día 13.