06 de marzo de 2019
06.03.2019

La muerte de la hija de Ana Julia Quezada constará en la causa del "caso Gabriel"

Un tío de la acusada aseguró a la Guardia Civil que esta relató "algo distinto" cada vez que contó el accidente, ocurrido en Burgos en 1996

06.03.2019 | 01:01
Ana Julia Quezada.

El titular del Juzgado de instrucción número 5 de Almería ha decretado que el atestado realizado por la Guardia Civil en relación a la muerte de la hija de Ana Julia Quezada, ocurrida en Burgos en 1996, cuando la menor se precipitó al vacío desde un séptimo piso, sea incorporado a las diligencias de la causa por el asesinato del niño Gabriel Cruz. Así consta en el auto que abre juicio oral con jurado contra la presunta asesina del pequeño almeriense.

Precisamente, el pasado 27 de febrero los padres de Gabriel Cruz anunciaron que iban a solicitar esta integración en la causa de las actuaciones que se llevaron a cabo en Burgos en relación con la muerte de la hija de Quezada, expareja del progenitor de Gabriel. La madre del menor, Patricia Ramírez, explicó entonces que esta petición se haría "formalmente para que de alguna manera se incorpore" a su caso esa "historia de Burgos", aunque hayan "pasado muchos años", porque están convencidos de que "tiene mucho que ver" con la muerte de su hijo.

Según consta en unos informes de la Guardia Civil incluidos en el sumario de la causa, un tío de la procesada declaró que esta relató "algo distinto" cada vez que contó cómo se produjo el accidente en el que perdió la vida su hija. El hombre contactó directamente con la Guardia Civil tras la detención de la mujer para "hablar sobre episodios ocurridos en su vida que le habían llamado la atención". Manifestó que el 6 o 7 de marzo de 1996 recibió una llamada de Ana Julia en la que le comunicó que su hija, que acababa de traer de República Dominicana, se había caído por la ventana de un séptimo piso.

El testigo subrayó que le resultó llamativa la "falta de empatía con lo sucedido" de Ana Julia, añadiendo que poco después esta pasó tres o cuatro días en su casa de Lerma (Burgos). "Varias veces contó lo ocurrido, pero cada día contaba algo distinto. En una versión decía que la ventana estaba abierta, en otra decía que estaba cerrada...", relató este testigo, quien añadió que a él y su mujer les resultó "raro", pero que el juez dijo que "había sido un accidente y así se quedó".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído