12 de marzo de 2019
12.03.2019

Ledo mató a la gijonesa Paz Fernández tras acusarla de haberle robado dinero

La instrucción del crimen de Navia narra que la víctima había perdido en las tragaperras y discutió con su asesino por un sobre con 500 euros

12.03.2019 | 01:11
Ledo, custodiado por la Guardia Civil, participa en la reconstrucción del crimen en diciembre de 2018.

Javier Ledo Ovide mató a la gijonesa Paz Fernández Borrego, de 43 años, de un fuerte golpe en la cabeza con una piedra que tenía en su casa de Navia tras una discusión por un dinero que supuestamente ella le había robado. Es la conclusión a la que ha llegado el Juzgado de Violencia Sobre la Mujer de Gijón en base a las pruebas, testimonios e informes periciales recabados hasta el momento en esta fase de instrucción. La magistrada, además, acaba de dictar un auto, contra el que cabe recurso, para que Ledo, en prisión preventiva, sea juzgado por un jurado popular.

Este auto incluye un detallado relato de lo que ocurrió aquel 13 de febrero del pasado año en el piso de la calle San Francisco de Navia donde Ledo mató a Paz Fernández, que había acudido hasta el concejo naviego con la intención de realizar varias gestiones para arreglar el motor de una caravana.

En base a este relato, Paz Fernández llegó a Navia sobre las 13.15 horas del 13 de febrero. Se hospedó en una pensión. Poco después, en un bar cercano, se encontró ya con Ledo. Juntos estuvieron tomando varias consumiciones hasta que él se fue a casa a las dos. De tarde, sobre las 16.30 horas, volvieron a coincidir y siguieron bebiendo durante hora y media. Ella pagó con 50 euros para luego gastarse la vuelta en una tragaperras. Volvieron a separarse porque ella había quedado para realizar alguno de sus servicios. Más tarde acudió a otro bar de Navia para seguir jugando a la tragaperras de siete a ocho y media de la tarde. De vuelta a su pensión envió varios mensajes de voz y escritos tanto a su madre como a Javier Ledo, quejándose porque había perdido uno de sus servicios y de que se había gastado 100 euros en las máquinas.

A partir de ahí solo está la versión del acusado. Y las pruebas recabadas. A las 22 horas llegó al piso de Ledo, que se ofreció a dejarle dinero para reparar el motor de su caravana. Ambos estaban en la cocina cuando él sacó 100 euros de un sobre que contenía otros 400 euros más. Ledo se fue a arreglar para salir juntos de casa, pero antes de irse volvió a la cocina para coger más dinero del sobre y no lo encontró. Fue entonces cuando se originó la discusión, pues él la acusaba de haberse quedado con el dinero.

Javier Ledo reconoció que comenzó a agredir a Paz Fernández para que le devolviese el dinero. La golpeó -posiblemente con un rodillo de madera- en los brazos y en las manos para que le diera el bolso. Ella logró zafarse del ataque, trató de huir de la cocina e intentó bajar las escaleras, pero no lo consiguió. Ledo sostiene que al irse se dio un golpe fortuito que acabó con su vida, pero las pruebas dicen los contrario. Es más, apuntan a que cogió una piedra y la golpeó en la cabeza provocando su muerte.

En todo momento trató de evitar que le pillasen. Sacó el cuerpo de la gijonesa envuelto en una alfombra y con unos sacos en la cabeza y lo metió en el coche de ella. Condujo en dirección a Villayón. A la altura del puente sobre el arroyo de la Pontiga se detuvo, sacó el cadáver de Paz Fernández y lo hizo rodar por la calzada para luego tirarlo. De vuelta a Navia, a medio camino, lanzó el bolso de ella al agua y más tarde aparcó el coche en El Espín-Coaña y volvió andando hasta su casa.

A partir de ahí comenzaron las mentiras. Aseguró a varios familiares y conocidos que desconocía dónde estaba y declaró a la Guardia Civil, antes de su detención, que la había invitado a cenar y que ella no había ido. Es más, en una entrevista a LA NUEVA ESPAÑA -como figura en autos-, aseguró "mientras se centran en mí no están encontrando al que realmente ha hecho esta aberración". Mientras, trató de deshacerse de todo lo que le incriminaba, limpiando con productos abrasivos su casa y quemando el material empleado. Finalmente fue detenido el 9 de marzo -el cadáver de Paz apareció en el embalse de Arbón tres días antes, sin restos de ADN de Ledo y con 0.93 g/l de alcohol en sangre- y enviado a prisión tras confesar el crimen. Ahora cumple prisión preventiva a la espera de juicio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído