03 de abril de 2019
03.04.2019

La homicida de Lugones evita la condena del encarcelado por violar a su hermana

Ana María García, en prisión por matar a su pareja, dijo en el juicio contra José Antonio M. H. que no recordaba si este quemó unos contenedores

03.04.2019 | 01:00
A la derecha, Ana María García tras su detención; a la izquierda, José Antonio M. H., el día del juicio.

La presunta homicida Ana María García, en prisión por matar a puñaladas a su pareja en Lugones el pasado mes de julio, ha salvado de una condena segura a un amigo suyo, José Antonio M. H., acusado de quemar dos contenedores en la localidad sierense en abril del año pasado. Se trata del mismo hombre que, unos meses después, en diciembre, fue encarcelado tras ser denunciado por su propia hermana, que le acusaba de haberla agredido sexualmente en un piso de la calle Luis Braille de Lugones.

Ana María García era la única posible testigo del incendio de los contenedores, ya que se encontraba con el hombre esa misma noche. Al parecer, quedaban para salir de vez en cuando, según aseguró el hombre. Los incendios se produjeron en la avenida de José Tartiere y la calle Antonio Machado de Lugones. La Policía los encontró una hora después, pero no llevaban encima ningún objeto o sustancia que les relacionase con los incendios. Sin embargo, ante el juez de guardia, la mujer aseguró que José Antonio M. H. había lanzado unos cartones ardiendo a los contenedores.

Tras esta declaración, la mujer fue citada como testigo en el juicio contra su amigo, que se celebró el pasado 13 de marzo en el Juzgado de lo penal número 2 de Oviedo. José Antonio M. H. ya había estado implicado en un delito similar cometido en 2016.

En el juicio, sin embargo, Ana María García le echó un cable a su amigo. "No recuerdo lo que pasó esa noche. No me acuerdo ni por qué estoy en la cárcel", aseguró la mujer ante la magistrada María Elena González, que en su sentencia resalta que la testigo "adoptó una actitud de absoluto desprecio hacia la Administración de Justicia".

Y es que Ana María García "insistió una y otra vez que no recordaba nada de lo sucedido el día de autos". La declaración que hizo durante la instrucción, en la que sí incriminaba a su amigo, no puede tomarse en cuenta, ya que lo hizo en calidad de investigada, con los correspondientes derechos que le asisten, entre ellos no declarar contra ella misma ni declararse culpable, y por tanto sin obligación de decir verdad. La jueza concluye en su sentencia que no hay elementos probatorios que permitan desvirtuar sin fisuras el principio de presunción de inocencia y que por tanto solo cabe absolver. José Antonio M. H., defendido por el abogado Víctor Manuel Laviada, se enfrentaba a una pena de tres años y medio de cárcel.

De este asunto parece haberse librado, pero aún le queda la acusación por agredir sexualmente a su hermana. El asunto sigue en instrucción. La víctima, una avilesina de 45 años, cuyos intereses defiende el letrado Pedro Paulino Sánchez, ha sido examinada por el forense, que aprecia daños psicológicos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído