Un hombre, J. A. R., nacido en 1982, permanecía a última hora de ayer en estado crítico ingresado en el HUCA tras cortarse el cuello con una botella rota en la calle General Elorza de Oviedo.

El herido entró en la cafetería La Galerna, en el número 62 de la concurrida calle ovetense, cogió una botella de cerveza de un expositor de la barra y la rompió contra el escalón de entrada del establecimiento. Con la botella rota se cortó el cuello.

El propietario del local, Francisco Patallo, se percató de lo ocurrido al escuchar el golpe de la botella contra el suelo. Patallo estaba en una zona alejada de la puerta pero al oír el ruido salió hacia la misma y vio cómo el hombre "estaba de pie y sangraba mucho". Al ver esa escena, con el herido ya con la ropa empapada en sangre, el hostelero optó por cerrar inmediatamente la puerta del local, en el que había varios clientes, y llamar a la Policía para informar de lo ocurrido.

Lo primero que pensó Patallo era que el herido "podía entrar de nuevo en la cafetería y agredir a algún cliente".

El hombre permaneció unos segundos tambaleándose y caminó hasta una esquina. "Se quedó sentado agarrándose el cuello, le salía muchísima sangre", explicó el hostelero.

Los agentes de la Policía Nacional que llegaron a la zona taponaron la herida del hombre hasta que llegaron los servicios sanitarios, que trasladaron al herido al HUCA en estado crítico, según informaron a última hora de la tarde fuentes policiales.