12 de junio de 2019
12.06.2019

Fallece en prisión el expatrocinador del Oviedo Víctor Mallada

Un recluso, herido al ser apuñalado en el cuello con un "pincho" por otro preso, que trataba de defender a su hijo

12.06.2019 | 00:55
Víctor Rodríguez Mallada.

Víctor Rodríguez Mallada, el expatrocinador del Oviedo condenado a tres años de cárcel por desfalcar a una anciana a la que le estaba gestionando la liquidación de una herencia y el impuesto de sucesiones, falleció ayer martes en la prisión de Asturias, tras sufrir un infarto masivo. El asesor, que estuvo en busca y captura después de ser condenado, terminó siendo encontrado en una sidrería de Siero. Mallada se sintió indispuesto y acudió a la enfermería para ver al médico. En ese momento se desplomó al suelo y falleció, sin que pudiese ser reanimado. El cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, donde hoy estaba previsto hacerle la autopsia.

El asesor, que estuvo defendido en el juicio por Fernando de Barutell, fue contratado por la víctima para que le gestionase la liquidación del impuesto de sucesiones. Sin embargo, se quedó con parte del dinero de la mujer -él declaró en el juicio que había ido entregando grandes cantidades a la mujer y que parte de lo que faltaba eran sus honorarios- y no hizo las citadas liquidaciones, por lo que a la mujer, residente en La Manjoya (Oviedo), Hacienda le abrió un expediente por no liquidar el impuesto en tiempo y forma. Tuvo que pagar al Fisco la friolera de 90.000 euros. La Audiencia estableció una indemnización de 143.000 euros.

No ha sido el único incidente en el prisión. Si el domingo era una presa con problemas psiquiátricos la que atacaba a dos funcionarias del módulo 10 que sufrieron lesiones leves, anteayer se produjo un suceso aún más grave en el módulo, al apuñalar en el cuello un preso a otro con un "pincho", por lo que el herido tuvo que ser trasladado al Hospital Central Universitario de Asturias (HUCA). Los hechos se produjeron en la mañana del lunes en el módulo 7, uno de los más peligrosos del centro penitenciario. Al parecer, se trata de un preso de cierta edad que atacó a un recluso que no dejaba de molestar al hijo del agresor, también encarcelado. Tras ser atendido en el HUCA, el preso regresó al centro penitenciario, mientras que el agresor quedó aislado como medida de castigo por el ataque.

Por su parte, el sindicato Acaip, mayoritario en la prisión, culpa de esta concatenación de incidencias a la actitud de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, que ha hecho caso omiso de sus reivindicaciones. "En los últimos días han ocurrido hechos lamentables en el centro penitenciario de Asturias: agresiones a funcionarias, peleas entre internos e incluso una muerte probablemente por causas naturales. Desde esta sección sindical lamentamos y acompañamos en estas duras horas a los familiares del interno fallecido. Estos hechos luctuosos son ajenos a la voluntad de los internos o el personal de servicio", indica el sindicato. "Los incidentes que ya no son ajenos son las agresiones a funcionarios, las peleas entre internos con 'pinchos' carcelarios. Desde esta sección sindical hacemos responsable de todo lo ocurrido, y de los sucesos que en un futuro vayan a ocurrir a la Secretaria General de Instituciones Penitenciarias, por no atender ni una sola de las reivindicaciones que el colectivo lleva planteando desde hace más de dos años", añade. Y es que, "con la aceptación de algunas de estas reivindicaciones, las condiciones de vida en los centros penitenciarios mejorarían ostensiblemente tanto para los internos como para todo el personal", creen. Por eso reclaman una negociación efectiva que les dote de más medios humanos y materiales, unas retribuciones acordes con el trabajo que desempeñan y que se les revista con el carácter de autoridad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook