14 de junio de 2019
14.06.2019

"Era para mí y mis amigos", dice el acusado de traficar en el Aquasella

La fiscal mantiene su petición de tres años y medio de cárcel para el acusado y desecha a los testigos: "Han mentido"

14.06.2019 | 01:14
El acusado, en la Sección Segunda de la Audiencia.

El juicio contra J. G. F., un madrileño al que cogieron con hachís, cocaína y éxtasis (MDMA) en el festival Aquasella de 2016, quedó ayer visto para sentencia después de que el acusado, estudiante de Ingeniería, negase los hechos: "No soy un traficante, nunca me he dedicado eso. La droga era para mí y mis amigos". Residente en Getafe, donde ha seguido un tratamiento de deshabituación, estuvo avalado por cuatro amigos, quienes aseguraron haberle entregado a él la droga para sortear un control de la Guardia Civil a la entrada de la acampada del Aquasella. La fiscal no solo mantuvo su petición de tres años y medio de cárcel, sino que pidió que se investigue por falso testimonio a los amigos: "Han mentido, la droga era para vender". Los guardias de paisano que había a la entrada de la acampada del Aquasella observaron cómo J. G. F. lanzaba una riñonera sobre la valla del recinto. Siguieron al joven, que sorteó sin problemas un control policial y se dirigió al lugar donde había lanzado el bolso. Allí, otro se la entregó. Los agentes lo registraron y hallaron un trozo de hachís, cuatro gramos de coca y dos de MDMA, todo en bolsitas, como si fuesen a ser vendidas. La fiscal sostiene que la droga era excesiva para consumo diario y de gran pureza, de un 75 por ciento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook