25 de junio de 2019
25.06.2019

"El Araña" renuncia a pelear su juicio y acepta 26 años por matar al doctor Crego

El extoxicómano, que presenta un aspecto más sano que hace 34 meses, cuando fue encarcelado, no podrá ir a Grado ni a Oviedo en 35 años

25.06.2019 | 01:12
Daniel Jiménez, en la vista de ayer.

Cuando Daniel Jiménez, "El Araña", salga de la cárcel será ya un hombre viejo, no tanto como el doctor Francisco Crego, al que mató cruelmente en La Barraca (Grado) el 28 de agosto de 2016 para quitarle 80 euros, pero sí más o menos de la misma edad que José Ledo, al que intentó estrangular con un cable en agosto de 1995, una agresión por la que ya pagó 14 años de cárcel. Ayer, en la sección tercera de la Audiencia Provincial, donde iba a ser juzgado por el asesinato de Crego, este antiguo toxicómano de 50 años mostraba un aspecto mucho más saludable que cuando entró en la cárcel en septiembre de 2016. "El Araña" decidió no pelear un juicio donde tenía todas las de perder y aceptó una condena de 26 años y medio de cárcel, 23 por la muerte del querido médico moscón -de origen salmantino- y otros tres y medio por robo con violencia.

El fiscal rebajó su petición inicial de 30 años y tanto la defensa, a cargo de María Teresa González, como la acusación particular, que ejerce la familia bajo la dirección letrada del abogado José Manuel Fernández González, se mostraron conformes. El magistrado Javier Rodríguez Luengos declaró firme la sentencia y decidió no constituir el jurado que iba a dirimir este caso. " El Araña" no podrá ir a Grado y Oviedo en 35 años y deberá pagar a las hijas del doctor Crego la cantidad de 63.000 euros de indemnización, además de los 80 euros que motivaron el crimen.

Con un hilo de voz, Daniel Jiménez se mostró conforme con la sentencia, solo tres años y medio más baja que la solicitada inicialmente por las acusaciones. Se quejó de que no oía bien de un oído, lo que obligó al magistrado a elevar la voz. Su letrada se mostró satisfecha con la sentencia. "Todo lo que sea una rebaja es aceptable", indicó. De haberse constituido el jurado, el juicio se hubiese celebrado a lo largo de toda esta semana.

"El Araña" hubiese tenido muy difícil explicar lo que pasó aquel domingo de agosto. Según su escrito de defensa, ese día, a las siete y media de la mañana, se desayunó con tres cuartos de Trankimazin y medio gramo de cocaína, además de un tubo de metadona, que le suministraban para superar su adicción a la heroína. Al doctor Crego le había estado haciendo algunos trabajos en la finca que tenía en La Barraca y cuando le encontró, dice, le pidió diez euros en pago. El doctor no tenía suelto y le mostró la billetera, en la que llevaba cuatro billetes de 20 euros. Fue en ese momento cuando "El Araña" "se cegó" y comenzó a golpear brutalmente al pobre doctor, de 83 años, para rematarlo a cuchilladas. La que le causó la muerte, en el cuello, tenía 25 centímetros. Finalizaba así la vida de un médico que había llegado a Grado en 1960, un hombre que recorría las caleyas del concejo para llegar a sus pacientes y que en más de una ocasión atendió gratuitamente a los enfermos que no podían pagar sus servicios.

Coger a "El Araña" no fue difícil para los agentes de la Guardia Civil. Estaban sus antecedentes, pero también la preocupación que el propio Francisco Crego había expresado ante la Guardia Civil por los desperfectos que había encontrado en la finca. Cuando le detuvieron, confesó sin mayores dificultades que había quitado la vida al médico, echando la culpa de lo ocurrido a las drogas que había consumido. Una muerte, como todas, sin sentido.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook