01 de julio de 2019
01.07.2019

El calor y el viento reavivan el gran incendio entre el sur de Madrid y Toledo

Los bomberos confiaban anoche en controlar el fuego declarado el miércoles en Ribera de Ebro, que ha arrasado unas 6.000 hectáreas

01.07.2019 | 00:52

El calor y el viento dificultaban anoche el control del incendio que afecta a la Comunidad de Madrid y la provincia de Toledo, mientras que en Tarragona los bomberos confiaban en dar por controlado el fuego. En Ávila también mejoró la situación de los incendios activos que, según las autoridades, podrían haber sido provocados. Las llamas han arrasado ya más de 10.000 hectáreas entre los dos grandes incendios de Cataluña y los del centro de la Península.

El fuego, que desde el viernes se extiende por Almorox (Toledo) y las localidades madrileñas de Cadalso de los Vidrios y Cenicientos, obligó ayer a cortar tramos de cuatro carreteras madrileñas (la M-541, M-542, M-507 y M-546) y a evacuar a unas 40 personas de la urbanización Alberche del Encinar, que se unen a las del camping de Cadalso. Aunque a primera hora de la tarde la evolución de los frentes parecía próxima a estar controlada, el calor y la intensidad del viento reavivaron las llamas, que ya han arrasado 4.000 hectáreas, según confirmó la delegada del Gobierno en la Comunidad de Madrid, Paz García Vera. "Es materialmente imposible que el fuego sea controlado por su virulencia y porque está partido en dos flancos", precisó el presidente en funciones de la Comunidad de Madrid, Pedro Rollán, que ha acudido al centro de control del incendio, en Cenicientos. El Gobierno autonómico activó el nivel 2 del Plan de emergencias contra incendios en una zona en la que trabajan cerca de 500 efectivos entre bomberos, miembros de la Unidad Militar de Emergencias, guardias civiles, el Summa-112 y agentes forestales, además de 14 medios aéreos, entre ellos tres hidroaviones del Ministerio de Agricultura y un helicóptero de coordinación.

Mientras, los bomberos esperaban en dar por controlado en la noche de ayer el incendio que se declaró el miércoles en Ribera de Ebro (Tarragona), el mayor de los últimos años en Cataluña. Las Administraciones trabajan en un plan de choque para relanzar una zona en la que han ardido unas 6.000 hectáreas.

En Toledo, quedó controlado a las 8.34 horas de la mañana el incendio forestal iniciado el viernes en las afueras de la capital, tras quemar unas 1.600 hectáreas.

En Castilla y León, el consejero en funciones de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, expresó sus sospechas de que detrás de los incendios está "la mano del hombre". Los vecinos de la localidad de Pedro Bernardo dieron por su parte lectura de un manifiesto en el que dejaron patente su "indignación" por el "desamparo y abandono institucional" ante el incendio. "Nos han abandonado , he tenido que ir yo con el camión a apagar el fuego", denunció su alcalde, David Segovia.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído