07 de julio de 2019
07.07.2019

Fallece una de las dos niñas que cayeron el pasado miércoles al pantano de Trasona

Las familias, desconsoladas, se aferraban ayer a las puertas del HUCA a la recuperación de la otra afectada, de 10 años, que sigue en estado crítico

06.07.2019 | 23:30
El lugar donde supuestamente estaban jugando las niñas antes de precipitarse al agua.

Se impuso la fatalidad. Una de las dos niñas de origen rumano rescatadas el miércoles cuando se estaban ahogando en el pantano de Trasona falleció ayer en el Hospital Universitario Central de Asturias, (HUCA), donde permanecía ingresada en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) desde entonces.

La otra víctima continúa ingresada en la misma planta en situación de máxima gravedad. Desde su traslado al centro hospitalario ovetense, las dos pequeñas estuvieron acompañadas en todo momento por sus familias y allegados, que ayer, minutos después de conocer la trágica noticia, se mostraban totalmente abatidos.

No había consuelo para los familiares de la pequeña fallecida, que ayer ya sólo podían agarrarse a la esperanza de la recuperación de la otra de las víctimas, que sigue peleando férreamente por su vida. A última hora de la tarde de ayer, fuentes hospitalarias señalaban que no había novedades en el estado de salud de la superviviente -lleva varios días en estado crítico- y que no se esperaba que las hubiese en las siguientes horas. Tanto los progenitores de las pequeñas como sus familiares y allegados han estado desde el miércoles en el HUCA para seguir su evolución y arroparse unos a otros.

La tragedia se cruzó con las dos niñas el pasado miércoles, en el área recreativa de Gabitos (Corvera). Ambas se encontraban con sus familias, de origen rumano, celebrando el cumpleaños de la que sigue luchando por su vida, de diez años. A última hora de aquella tarde, y por causas que aún se desconocen, ambas cayeron al agua. Los investigadores trabajan con la hipótesis de que una de ellas fue a refrescarse al agua, tropezó y se cayó al embalse. La otra trató de socorrerla y también se precipitó al agua, sin que ninguna pudiese salir. Instantes después, el piragüista Ramón González, que paleaba junto a su mujer en la balsa, las divisó y logró sacarlas del agua. Sus familias no se percataron del suceso porque, pese a que estaban "a unos 50 metros", tal y como relataron a este periódico, había un pequeño muro y un desnivel que no les permitía divisar a las menores.

"Al principio, pensé que eran dos peces. Luego, me di cuenta y me tiré a por ellas", relató a este periódico el improvisado rescatador que logró llevarlas a tierra firme, momentos después del suceso.

"Estaban moradas e hinchadas. Parecían muertas", aseguró Francisco Javier Álvarez, otro deportista que también colaboró en las labores de rescate. Los allí presentes trataron de reanimarlas haciéndoles el boca a boca y otras maniobras, mientras aguardaban la llegada de los servicios sanitarios. "Una de ellas recuperó el pulso", indicó Álvarez, palista perteneciente al Club Los Gorilas.

Con la llegada de las ambulancias, las pequeñas fueron trasladas de urgencia al HUCA, donde fueron ingresadas en la UCI pediátrica. Allí han peleado por su vida, en todo momento acompañadas por sus familias. Desgraciadamente, en la tarde de ayer una de ellas perdió la vida.

Ésta es la segunda vida que se cobra el pantano de Trasona en apenas unos días. El 29 de junio, un pescador, también rumano, falleció ahogado cuanto intentaba recuperar una caña de pescar, que se le había caído al agua.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído