09 de agosto de 2019
09.08.2019

La lucha contra la marihuana en Asturias: chinos detenidos y fraudes eléctricos

La Policía ha arrestado en España desde febrero a 814 personas y eliminado 300 plantaciones, cada vez más sofisticadas, con 4,5 toneladas de droga

09.08.2019 | 01:08

La Policía Nacional ha desmantelado desde finales de 2017 en Asturias al menos tres grandes plantaciones de marihuana en viviendas unifamiliares, y dos de ellas ligadas a ciudadanos de nacionalidad china. Desde febrero, la Policía viene desarrollando en todo el territorio nacional la llamada "operación Verde", con más de 2.000 agentes implicados, y que por el momento ha permitido la detención de 814 personas y la eliminación de 300 plantaciones de marihuana, cada vez más sofisticadas, con la intervención de 176.970 plantas (valoradas en 1,7 millones) y 4,5 toneladas de droga. Esta operación ha colocado a la Policía española a la cabeza de la lucha contra esta droga blanda.

La primera de las grandes operaciones de la Policía en Asturias fue en diciembre de 2017 con el desmantelamiento de una plantación en un chalé de Ciudad Naranco, en Oviedo. Los agentes detuvieron a cuatro chinos y se incautaron de 1.179 plantas. La droga se vendía en Inglaterra. Los sótanos y la planta principal estaban dedicados al cultivo y se había acondicionado con ventiladores, transformadores, ionizadores, humidificadores, condensadores y semilleros.

El siguiente golpe fue el pasado diciembre, en un chalé de las afueras de Lugones, en Siero. El Grupo de Estupefacientes se incautó de 1.590 plantas, más 12 kilos de droga ya preparada y 36 bidones de fertilizante. Los implicados habían modificado ventanas y persianas para instalar extractores, que se accionaban de forma periódica desprendiendo un fuerte olor a marihuana. Como en el caso del chalé de Ciudad Naranco, la plantación se abastecía eléctricamente de forma fraudulenta. Contaba con cientos de sacos de tierra, numerosas lámparas de 600 amperios, ventiladores, sistemas de riego automático y extractores accionados por un complejo cuadro eléctrico.

El tercer gran golpe llegó el pasado mayo, cuando los agentes desmantelaron una plantación en un chalé en la parroquia gijonesa de Mareo, por la que fue detenido un ciudadano chino de 52 años. Como en los anteriores casos, había acondicionado las habitaciones con lámparas de mariposa, ventiladores, transformadores, humidificadores, condensadores y semilleros. Cuando fue detenido, preparaba una nueva cosecha con un millar de plantas. La demanda de energía era tal que había pirateado el fluido dando lugar a un fraude de 20.000 euros.

Este último golpe se incluye en la "operación Verde", que se ha desarrollado en colaboración con policías de Reino Unido, Holanda, Francia, Serbia, Italia y Portugal, países donde termina la marihuana producida en España. Los investigadores han detectado un perfeccionamiento progresivo de las plantaciones indoor, siendo su producción más intensiva. Esto se debe a las mejoras en la selección de semillas y la gestión de los cultivos con sofisticados sistemas de fertilización, climatización y utilización de tecnología de última generación, que permiten una producción permanente. Además, hacen uso de todo tipo de útiles: desde reflectores, transformadores, cuadros eléctricos, balastros y sistemas de riego, hasta aires acondicionados, ventiladores, filtros de carbono y antiolores, lámparas o circuitos de ventilación. Todo ello con el objetivo, por un lado, de exprimir al máximo a la plantación y, por otro, de evitar su localización. Esto implica una profesionalización, un incremento de la inversión y un aumento del rendimiento, con un incremento notable de los beneficios ilícitos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído