14 de octubre de 2019
14.10.2019

Piden para un conductor ebrio dos años de cárcel y que indemnice con 380.690 euros a la familia del motorista que mató en el Alto de la Madera

El fallecido era una guardia civil de 44 años que estaba fuera de servicio y viajaba con su mujer cuando ocurrió la colisión

14.10.2019 | 14:29
Piden 2 años de cárcel para el conductor ebrio que mató a un motorista de la Guardia Civil

Circulaba ebrio por un camino de Orviz (Siero) y se incorporó a la AS-246, la carretera que pasa por el Alto de la Madera, sin respetar un "stop" y sin prestar "la mínima atención a las circunstancias de tráfico", lo que le llevó a chocar mortalmente con un motorista.

El accidente ocurrió en julio de 2017 y llegará a juicio mañana. La Fiscalía del Principado de Asturias solicita para el conductor, como responsable de la muerte del motorista, que era un guardia civil de 44 años que en el momento del suceso no estaba de servicio, una pena de dos años de cáncer por un delito de homicidio por imprudencia grave, tres años sin carné de conducir y unas indemnizaciones que suman algo más de 380.000 euros. Las indemnizaciones serían para la viuda del guardia civil, que también resultó herida de menor consideración en el accidente, la hija del fallecido, de 18 años en el momento del suceso, así como para su madre y una hermana.

"Sin prestar la más mínima atención"

Según el relato de la Fiscalía, sobre las 16,45 horas del día 15 de julio de 2017 el acusado circulaba por la carretera local que comunica la localidad de Orviz con la carretera AS-246. Al llegar a la intersección de la carretera secundaria con la carretera principal AS-246, en el kilómetro 14,500, "en tramo con doble sentido de circulación, en buen estado de circulación, seco, limpio, recto entre dos curvas, con línea central continua", el acusado no respetó la señal vertical de "stop" que se encontraba en su sentido de circulación, de cuya existencia se advertía previamente, y "se incorporó a la vía sin prestar la mínima atención a las circunstancias del tráfico".

La desgracia quiso que lo hiciera justo en el momento en que circulaba correctamente por ella en moto Marcelino González Candanedo, un guardia civil destinado en el destacamento de Tráfico de Mieres, donde era muy apreciado. El motorista se topó con el vehículo al salir de la curva, inesperadamente, y "pese a realizar una maniobra evasiva, no pudo evitar la colisión contra el lateral izquierdo del turismo", según recoge fiscalía. A consecuencia del impacto el agente de Tráfico falleció.

Los agentes de la Guardia Civil de Tráfico que llegaron al lugar del accidente observaron "que el acusado presentaba rostro sudoroso, ojos brillantes, olor a alcohol leve de cerca, no acertaba a emplazar el dedo índice sobre la nariz con los ojos cerrados y era incapaz de mantener sus pasos sobre una línea recta de tres metros", según se recogió en el informe oficial. Tras realizársele la prueba de alcoholemia arrojó un resultado, a las 17:57 horas, "de 0,36 miligramos de alcohol por litro de aire espirado y, a las 18:12 horas, 0,38 miligramos de alcohol por litro de aire espirado".

La fiscalía pide por todo ello dos años de cárcel para el acusado y el abono de unas indemnizaciones que van de los 170.913 euros a la viuda del agente, 145.853 euros para la hija, 40.501 euros para la madre y 15.438 euros para una hermana, además de otros abonos menos más los intereses legales correspondientes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído