16 de octubre de 2019
16.10.2019

El estremecedor relato del padre del niño al que supuestamente mató su madre

"Nunca pensé que iba a hacer lo que ha hecho"

16.10.2019 | 17:04
El estremecedor relato del padre del niño al que supuestamente mató su madre

El padre de Sergio, el niño de siete años asesinado presuntamente por su madre, ha asegurado este miércoles que el pequeño "tenía miedo de no volverle" a ver y que A.M.B.L., en prisión provisional, le "pegaba" si le contaba "algo de lo que pasaba" o "le amenazaba con que se lo iba a llevar por ahí". "Nunca pensé que iba hacer lo que ha hecho, pero más miedo que tenía el niño, imposible", ha dicho en rueda de prensa en Alcolea (Almería) Sergio Fernández, quien ha remarcado que "temían que con esta mujer le pudiera pasar algo al niño y ha lamentado que el caso de su hijo haya sido "un papel, un número, un turno" pese a las "más de diez denuncias" presentadas desde junio por la situación que estaba viviendo el pequeño.

Fernández ha comparecido junto a su abogada, Josefa Castillo, quien ha remarcado que "el único" que ha actuado "desde un primer momento, poniendo denuncias y yendo a los Servicios Sociales y a Protección del Menor ha sido el padre" y ha subrayado el hecho de que no se "cortase de raíz" cuando estaba de por medio un menor para cuya protección "se exigía la toma de medidas rápidas".

"Se trata de una muerte de un niño de siete años a manos de su madre y no podemos olvidar que el padre siempre ha intentado proteger por todos medios a su hijo", ha remarcado Castillo, quien ha demandado que se actúe con "rapidez y eficacia cuando se trata de un menor" por parte de "todos servicios que existen y que están ahí para esa protección de los menores".

Sergio Fernández ha recordado los dos mensajes de voz a través de la aplicación de mensajería Whatsapp que el niño de siete años envió a su abuela materna con apenas dos horas de diferencia el día 23 de septiembre, que dieron lugar a una nueva denuncia ante la Guardia Civil de Huércal de Almería y en los que "decía en uno que su madre le estaba pegando y en el otro que avisara a papá que le estaba haciendo daño", según ha precisado, esta vez roto por el dolor que ha podido contener en la comparecencia.

Ha dicho que A.M.B.L., de 38 años, "era muy consciente de cuando hacía daño al menor, que no eran solo daños físicos", en alusión a cuando la Guardia Civil acudía a sus requerimientos y que se aprovechaba del régimen de visitas regulado por sentencia firme.

"Cuando se denuncia, ante la Guardia Civil o ante el juzgado de guardia, máxime con un menor, que menos que se investigue", ha espetado Fernández, quien también ha asegurado el sistema de protección de menores de la Junta andaluza "no sirve para nada". "Menores también se inhibió porque el niño no estaba en desamparo, porque tenía un padre pero ¿para qué? Para poner una denuncia y tener que quedarme al margen, sin poder hacer nada", ha añadido.

El padre del pequeño de siete años, quien ha hecho alusión a la situación de "acoso" que vivía por parte presuntamente de su exmujer desde que se formalizó la separación para remarcar "que eso lo estaba viviendo yo con 42 años pero mi hijo con siete años", ha criticado también la actuación de los servicios sociales.

"El mismo día que lo mató, el día 10 por la mañana, fui a preguntar por el estado del informe que se les había encargado en junio a raíz de una actuación de la Guardia Civil sobre cómo estaba mi hijo, sin ir al colegio, sin alimentarse bien, sin atención por parte de su madre, y no había nada. Se dedicaron a darme capotazos y a decirme que tenían casos más graves que el mío", ha afirmado. "TREMENDA IMPOTENCIA"

Ha trasladado, en esta línea, la "tremenda impotencia" que ha sufrido en los últimos meses porque cuando iba a denunciar a A.M.B.L. me decían que con la "denuncia que me habían puesto por malos tratos, de la que fui absuelto, tenía que guardarme porque ella podía denunciarme a mi y si lo hacía, dormía en el cuartel y no le servía de nada a mi hijo".

Sobre el estado mental de la presunta asesina, la abogada ha indicado que en la vista para la modificación de la guardia y custodia ante el Juzgado de Violencia de la Mujer, celebrada el día 4 de octubre, ella "supo en todo momento lo que quería, supo pedirlo, habló y razonó de manera normal e, incluso, manifestó que ella estaba perfectamente".

"No tenemos noticia de ningún tipo de enfermedad ni conocimiento de que ella haya tenido algún tipo de enfermedad mental", ha afirmado tajante si bien consta el pasado mes de julio un internamiento involuntario en Salud Mental dictado por el Juzgado de Primera Instancia 8 de Almería. "Nosotros desconocemos esta intervención porque nos topamos con el problema de la Ley de Protección de Datos", ha precisado.

Tanto Sergio Fernández como su letrada han coincidido en señalar la necesidad de que se "depuren responsabilidades" y que se analice el caso "para ver qué es lo que ha fallado porque puede haber un niño en este momento en estas mismas circunstancias" al tiempo que han avanzado que estudiarán "reclamar en su momento".

Castillo, quien ha recordado que la muerte del pequeño Sergio está bajo secreto de sumario al acordarlo el Juzgado de Instrucción 4 de El Ejido y que se han personado como acusación particular contra A.M.B.L., ha asegurado que los Servicios Sociales "tenían conocimiento" porque Sergio había acudido "en innumerables ocasiones" y que podrían no haber actuado "con la celeridad con la que tenían que haberlo hecho".

"Se pusieron denuncias en la Guardia Civil y hay un procedimiento que es llamar a la persona denunciada y que presté declaración, máxime cuando hay un niño al que también se le debe oír. Una vez hecho esto, se va al juzgado que abre diligencias urgentes o previas. Eso se pudo hacer en varias ocasiones pero que nosotros tengamos conocimiento no se llamó a esta señora para declarar", ha reprochado para apostillar que "nunca se actuó con la rapidez con la que se debió actuar".

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4 de El Ejido (Almería) decretó el sábado el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza, de A.M.B.L. después de que el cuerpo sin vida de su hijo fuese encontrado en el interior del vehículo que conducía en Las Norias de Daza, en El Ejido, a donde fue a pedir ayuda de una conocida que colaboró para dar aviso del crimen.

Está investigada indiciariamente por un delito de asesinato en el marco de unas diligencias previas sobre el que se ha decretado secreto de sumario. PERDIÓ LA GUARDIA Y CUSTODIA TRES DÍAS ANTES

El Juzgado de Violencia contra la Mujer de Almería otorgó tres días antes de los hechos la guardia y custodia del niño a su padre después de que él solicitase modificar las medidas vigentes desde 2017 argumentando "desatención" al menor por parte de su madre.

El padre presentó el 6 de septiembre de este mismo año ante el juzgado, que mantenía abierto un procedimiento por unión de hecho contenciosa, la demanda para la modificación del régimen de guarda y custodia, y la vista, en audiencia pública, para oír a las dos partes se celebró el 4 de octubre.

El procedimiento de unión de hecho contenciosa se inició de forma paralela a unas diligencias previas por vía penal el 5 de abril de 2017, cuando A.M.B.L. presentó un denuncia por presuntos malos tratos del padre de su hijo hacía ella. El informe de violencia de género fue negativo y se remitieron las diligencias al Juzgado de lo Penal 4 de Almería que dictó sentencia absolutoria en febrero de 2019.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído