15 de noviembre de 2019
15.11.2019
Juicio

Diana Quer sufrió "un gran pánico" antes de morir

El cuerpo se hundió hasta el fondo de la piscina en la que lo metió 'El Chicle' con bloques de cemento

15.11.2019 | 12:25
'El Chicle', durante la sesión del jueves.

Los buzos que han declarado este viernes en el juicio por el crimen de Diana Quer han coincidido en que la joven vivió "un gran pánico" y un "shock" antes de morir, y que su cuerpo presentaba una postura "totalmente antinatural".

El primer buzo que rescató el cuerpo de Diana de un pozo en una nave de Rianxo (A Coruña), en el que permaneció 500 días, ha considerado "antinatural" la postura en la que estaba, con las piernas extrañamente abiertas a modo de arco y a nivel de la zona pélvica e "híper extendido hacia atrás", apreciación que han compartido el resto de submarinistas.

Durante la cuarta sesión del juicio a José Enrique Abuín Gey, el Chicle, en la Audiencia de A Coruña, este testigo ha insistido en que la posición "bajo el agua no es normal": "Es la primera vez que encuentro un cuerpo así".

Los buzos han dados numerosos detalles del estado en el que se encontraba el cuerpo de Diana y cómo se produjo su recate. Uno de ellos ha indicado que el cadáver estaba lastrado y tendía a ascender, por lo que ayudó a uno de sus compañeros para evitar que el cuerpo subiese de repente.

Igualmente, la buceadora profesional Ana Ayuso, que participó en la reconstrucción de cómo el cuerpo fue arrojado al pozo por tener una complexión similar a la de la víctima, y los dos expertos que hicieron de apoyo, han coincidido en que la joven madrileña debió vivir "algo espantoso".

Con la duda de si a Diana se le dio muerte en A Pobra do Caramiñal, municipio coruñés en el que veraneaba, o en Rianxo, localidad vecina en la que está situada la nave en el que se encuentra el pozo, Ayuso, que en el simulacro fue arrojada a un tanque de agua de características similares localizado en Cartagena (Murcia), ha dicho que recuerda "perfectamente y con horror" la reconstrucción.

"El agua estaba bastante fría y me metieron con dos lastres de 18,400 kilos", ha detallado la buceadora, quien ha agregado que es "físicamente imposible mantener el cuerpo a flote" porque para ella, que mide 1,75 y pesa 60 kilos (Diana, 53), "era imposible desprenderse".

Los otros dos profesionales que la acompañaron, uno del cuerpo de bomberos de A Coruña y otro coordinador de buceo de Salvamento Marítimo, han sugerido que la joven debió sufrir un "shock".

"Por la rigidez del cuerpo, Diana debió sufrir un gran pánico antes de morir", ha incidido Manuel Ángel Ruiz, experto en el rescate de personas ahogadas.

"He visto muchos cuerpos con rigidez por el pánico", ha ahondado Ruiz, que ha reconocido que la de Diana Quer es "una imagen difícil de olvidar". El Chicle ha escuchado al testigo impertérrito.

Demostrar que el Chicle violó a Diana es clave para la acusación particular y el Ministerio Fiscal, porque de ello puede depender la condena a prisión permanente revisable. La defensa, por su parte, se apoya en la inexistencia de vestigios biológicos que acrediten un abuso.

En la sala, de nuevo con altas medidas de seguridad para evitar su difusión, los jurados han podido ver el vídeo grabado con cámara subacuática del cuerpo sin vida de Diana Quer. Su padre, Juan Carlos, y su hermana Valeria han tenido que abandonar la sala temporalmente.

El jefe de la unidad orgánica de Policía Judicial de A Coruña ha revelado que el Chicle, con intención de ocultar sus movimientos la noche de los hechos, entregó un móvil diferente al que en realidad utilizó.

Ya más tarde, ha contado, dio otro terminal pero "totalmente formateado" en el que él mismo "sabía que no podía haber nada".

El juicio se retoma la semana que viene con una nueva fase: la pericial.

Este sábado, el padre de Diana Quer, Juan Carlos, y su hija Valeria han convocado un minuto de silencio en la plaza del el Obradoiro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído