22 de noviembre de 2019
22.11.2019

El Supremo ratifica la "histórica" condena por trata a los Sandulache, la mayor de España

El tribunal refrenda los 108 años de pena para los hermanos rumanos y los 40 para sus cómplices l Las víctimas, explotadas en Oviedo, sufrieron "condiciones contra la dignidad humana"

22.11.2019 | 00:52
Sebastian y Cristian Alin Sandulache, Marian Meauca y Ionut Banciu, durante el juicio.

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha confirmado las condenas de 55 años y diez días y 53 años y diez días de prisión para los hermanos rumanos Cristian Alin y Sebastian Sandulache por trata de seres humanos, prostitución coactiva, explotación laboral, blanqueo y lesiones. El tribunal también ha confirmado las penas de 20 años de prisión para Ionut Banciu y Marian Meauca, como cómplices.

El tribunal, que rechaza los recursos, afirma que el "juicio histórico" es rotundo al describir que los hermanos Sandulache, junto a Ionut Banciu, Marian Meauca y otras personas no identificadas, integraban desde 2010 una organización dedicada a captar a mujeres en Rumanía, mediante engaño -utilizaban el método del "lover boy"- y abusando de su precariedad o vulnerabilidad, para traerlas a España a ejercer la prostitución "en condiciones de explotación y utilizando violencia o intimidación". Según la sentencia, los hermanos Sandulache "ejercían las funciones de mando. Ionut Banciu colaboraba en las funciones de captación y en las de vigilancia y control de las mujeres, y Marian Meauca colaboraba en estas últimas".

También subraya que las pruebas de cargo "son sólidas y suficientes y el hecho de que algunas de las víctimas hayan negado haber sufrido coacciones o violencia o que una de ellas haya negado haber sido engañada para venir a España no impide la condena (...). Las testigos han identificado sin margen de duda a todas las mujeres sometidas a coacción y violencia y esa es la razón por la que la condena se ha extendido a las actuaciones ilícitas de todas las afectadas".

La sentencia explica que los Sandulache utilizaron violencia e impusieron a las víctimas unas condiciones de trabajo contrarias a la dignidad humana y ajenas a cualquier condición laboral lícita y admisible. "Las mujeres debían trabajar todos los días de la semana sin descanso, debían entregar 200 euros fuera cual fuera el rendimiento de su actividad y, además, en caso de no ir a trabajar, debían abonar 200 euros, todo ello en un contexto de abuso y violencia", indica el fallo. Los Sandulache impusieron un régimen propio de un campo de concentración: a una de las víctimas le hicieron comer dinero, a otra la golpearon con una catana, y las palizas y las amenazas estaban a la orden del día.

La Sala concluye que esa actividad "generó unos importantes recursos y se ha acreditado que (...) realizaron numerosas transferencias de dinero a familiares en Rumanía a través de terceros (familiares, conocidos o personas cuya identidad fue usurpada) lo que evidencia la intención de ocultar el origen ilícito del dinero".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído