28 de diciembre de 2019
28.12.2019

Un preso peligroso lesiona a dos funcionarios en la cárcel asturiana

El recluso, desplazado temporalmente desde Galicia, destrozó el arco detector del área de aislamiento y se resistió a los guardias

28.12.2019 | 00:13

Dos funcionarios del Centro Penitenciario de Asturias resultaron lesionados el jueves por la mañana al reducir a un preso peligroso que destrozó el arco detector del área de aislamiento. Uno de los guardias resultó herido en una muñeca y otro en el pecho. El director de la cárcel asturiana, Julio Miguel Garrido, dio parte de los hechos al Juzgado de guardia pese a que los funcionarios no presentaron denuncia, según el protocolo interno.

Tal y como explicó una portavoz de Instituciones Penitenciarias, el recluso había estado interno hace un tiempo en el Centro Penitenciario de Asturias, donde protagonizó diversos altercados, por lo que la dirección del centro había solicitado su traslado a otra cárcel. Por eso ahora está en Galicia.

Pero el reo tiene todavía una causa pendiente de juicio en el Principado, por eso se le había trasladado de nuevo a la cárcel asturiana, aunque mañana, domingo, será conducido otra vez a la prisión gallega.

Los antecedentes del preso por su implicación en otros incidentes hicieron que el director de la cárcel asturiana decidiera su ingreso en el módulo de aislamiento "para preservar el orden y la seguridad" en la prisión, aplicando el artículo 75.1 del Régimen Penitenciario, que contempla esta posibilidad en situaciones excepcionales, explicaron desde Instituciones Penitenciarias. Se trata de aplicar un régimen de restricción temporal.

Pero el recluso estaba en desacuerdo con la decisión adoptada por la dirección de la cárcel y cuando se le fue a buscar para salir al patio "salió corriendo de la celda y arremetió contra el arco de seguridad", siempre según el relato realizado por Instituciones Penitenciarias.

Dos guardias intervinieron para reducirlo y fue entonces cuando el preso les golpeó, resultando uno de ellos contusionado en el pecho y el otro en una muñeca. "Ambos continuaron trabajando, pero uno de ellos, el que sufrió la lesión en la muñeca, decidió acudir al hospital al final de la mañana", confirmaron en prisiones.

La misma portavoz indicó que ninguno de los dos funcionarios abrió el protocolo de denuncia interna que supone la apertura de una investigación judicial, pero, aun así, el director de la cárcel comunicó el suceso al Juzgado de guardia porque los hechos "son constitutivos de delitos", señaló.

El director del Centro Penitenciario de Asturias, Julio Miguel Garrido, ya mostró su respaldo a las demandas de los funcionarios de la cárcel, admitiendo la carencia de vigilantes que atienden a diario a los reclusos, además de su elevada media de edad. El pasado mes de septiembre se comprometió a aplicar medidas para mejorar la situación, aunque también advirtió de que "no existe una varita mágica" que le permita dar solución a la problemática en poco tiempo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído