Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El fiscal pide 8 años para un bancario de Cangas de Onís por desfalcar 5 millones

Manuel Mori montó, según los 45 perjudicados, una "banca paralela" en la sucursal del Pastor l El juicio, previsiblemente para junio o septiembre

El fiscal pide 8 años para un bancario de Cangas de Onís por desfalcar 5 millones

El fiscal pide 8 años para un bancario de Cangas de Onís por desfalcar 5 millones

El fiscal acaba de presentar su escrito de acusación por el desfalco del Banco Pastor en Cangas de Onís, cinco millones de euros correspondientes a 45 clientes que, afortunadamente, el banco ha dispuesto. Queda por determinar si Manuel Mori Cuesta, el exdirector de la sucursal, cometió un presunto delito de apropiación indebida continuada. El ministerio público pide una condena de ocho años de prisión. En este momento se están presentando el resto de acusaciones, tras lo que le tocará el turno a la defensa. Lo más previsible es que el juicio, en la Audiencia Provincial de Asturias con sede en Oviedo, tenga lugar en junio o septiembre.

Manuel Mori -defendido por el letrado ovetense Ignacio Álvarez-Buylla- es un hombre muy conocido en el Oriente asturiano, con mucho don de gentes. Siempre ha sostenido que no se enriqueció con el esquema que montó en la sucursal, y que solo trataba de ayudar a clientes fieles que pasaban por un mal momento. La clave del juicio será determinar si la actitud de Mori encaja con el delito continuado de apropiación, o más bien con el de administración desleal, que supondría una rebaja sustancial de la hipotética condena en caso de que sea considerado culpable. Otro factor importante será determinar si se han producido dilaciones indebidas. Lo cierto es que las diligencias se abrieron ya en 2012, por lo que, cuando se celebre el juicio, podrían haber pasado ya siete años desde las primeras actuaciones, lo que le valdría una rebaja de un grado en la hipotética condena.

Manuel Mori fue detenido el 21 de mayo de 2013 por agentes de la Policía Judicial de la Guardia Civil. Se le consideraba ya en ese momento presunto responsable de una estafa cifrada en 5 millones de euros, que afectaba a 45 clientes de la oficina del Banco Pastor en la ciudad, al haber creado una "banca paralela", con la que "movía" el dinero de sus clientes.

"Ni un euro"

La actuación policial tuvo su origen en la denuncia de una de las afectadas por la supuesta estafa, que había presentado una denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Cangas de Onís. Esta mujer, que cifraba el dinero desaparecido de su cuenta en 9.000 euros, aseguró en su denuncia que Manuel Mori realizó sin su consentimiento operaciones bancarias fraudulentas en su cuenta del Banco Pastor.

Los manejos de Manuel Mori se destaparon en el mes de agosto de 2012. El que fuera director de la oficina canguesa del Pastor admitió en declaraciones a LA NUEVA ESPAÑA que había realizado operaciones fraudulentas durante los diez últimos años. No obstante, negó haberse llevado "ni un euro". Su explicación sobre lo ocurrido es que cogía dinero de algunos de sus clientes para prestárselo a otros que lo necesitaban. Negó haber invertido en operaciones inmobiliarias o en bolsa, al contrario de lo que sospechan los investigadores del Banco Popular.

Del paradero del dinero nada se ha sabido, aunque el banco ha depositado las cantidades que los clientes han podido demostrar que les faltan. El banco sospecha que los manejos de Mori funcionaron bien durante unos años, hasta que estalló la crisis y empezó a registrar pérdidas. Mori lo niega y dice que todo el dinero desaparecido está en manos de otros clientes. El problema es que no consigue recordar a todos los que prestó dinero. Mori colaboró durante unas semanas con los inspectores del Popular que analizaron las cuentas del Pastor. Después fue despedido.

El exdirector del Pastor en Cangas intentó cuadrar las cuentas para eliminar el rastro de sus operaciones irregulares. Diez meses antes de que estallara el escándalo Mori intensificó la frecuencia con que tomaba dinero y lo prestaba sin realizar apuntes. Ese incremento de los manejos a través de la "banca privada" que había creado coincide con la fusión del Pastor con el Banco Popular y, por extensión, con el momento en que Mori supo que, tras fusionarse las sucursales canguesas de las dos entidades, dejaría de ser director.

Todo este caso tiene gran similitud con el de José Pérez Díaz, "Pepe el del Popular", asturiano de Allande que, en 1991, desapareció sin dejar rastro de la oficina del Banco Popular de Santander de la que era director, dejando un agujero de 6.000 millones de pesetas. Pepe regresó a España en 2009 años, tras residir en México con otra identidad, tras prescribir sus delitos.

Compartir el artículo

stats