14 de febrero de 2020
14.02.2020

La Policía reabre el caso del "niño pintor de Málaga" a los 33 años de su desaparición

La unidad adscrita a los Juzgados malagueños analiza desde hace meses el sumario en busca de nuevas pistas, aunque el crimen está ya prescrito

14.02.2020 | 01:14
David Guerrero Guevara.

El caso del "niño pintor de Málaga", David Guerrero Guevara, desaparecido en 1987, cuando tenía 13 años, lleva reabierto, en secreto, desde el pasado mes de abril. Un grupo de agentes de la unidad adscrita a los Juzgados de Málaga analiza desde entonces el sumario en busca de nuevas pistas que desvelen uno de los mayores misterios de la historia policial española. No obstante, de haberse cometido un crimen, estaría prescrito, al haber pasado ya 33 años.

El 6 de abril de 1987, a las siete menos veinte de la tarde, el menor salió de su casa en la barriada Veinticinco Años de Paz para dirigirse al mercado de Huelin, donde esperaba tomar un autobús, en sentido Muelle Heredia. En primer lugar iba a parar en la galería de arte La Maison, donde tenía previsto conceder una entrevista al periodista de Radio Popular Paco Fadón, por un cuadro que el chico había pintado del Cristo de la Buena Muerte. Luego tenía previsto a la peña El Cenachero, donde recibía clases de pintura desde hacía años por parte de un primo de su madre, el pintor ya fallecido José Guevara Castro.

Al principio de la investigación, la pista del menor se perdía en la misma puerta de su casa. Posteriormente, se le logró situar primero en el mercado de Huelin, luego en un autobús en ese mismo lugar. Inicialmente no se pudo comprobar su presencia ni en la galería de arte ni en la peña El Cenachero. Los agentes se centraron en el círculo de las clases de pintura, sin ampliar las pesquisas a otras personas de la peña.

En 2018, un hermano del menor, Jorge Guerrero, y un periodista malagueño, Daniel Carretero, iniciaron una investigación particular. Movieron el avispero y comenzaron a llegar a casa de la familia varios anónimos. Uno de ellos les llamó la atención: indicaba que un tal Gervasio, relacionado con la peña El Cenachero, podría haber estado involucrado en la desaparición. Pero esta pista no ha obtenido resultado de momento.

También se reabrió otra línea de investigación después de que una excompañera de clase del menor desaparecido recibiese en su casa una caricatura pintada por David, y que ella misma había entregado a la Policía treinta años atrás. Esa caricatura se quiso relacionar con un ciudadano suizo, ya fallecido, que durante un tiempo fue considerado sospechoso, todo ello tras el testimonio de una camarera de piso, quien dijo haber encontrado una nota sospechosa en la habitación de hotel de este hombre. Pero esta pista no ha conducido a ningún lugar. Su paradero sigue siendo un misterio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído