09 de marzo de 2020
09.03.2020
Proceso judicial

Piden 11 años para un técnico de fibra óptica que agredió sexualmente a una mujer

También le juzgan por intentar abusar de una compañera de trabajo con la que coincidió

09.03.2020 | 11:08

La Audiencia Provincial de Lugo acoge este lunes y este martes el juicio contra un hombre, instalador de fibra óptica, para quien Fiscalía pide 11 años de prisión por supuestamente agredir sexualmente a una mujer de un edificio en el que había trabajado y por intentarlo con otra con la que había coincidido en su empleo.

Según el escrito de calificación del Ministerio Público, el acusado (I.H.Z.), hombre nacido en Bulgaria pero residente en España desde los diez años, abordó sexualmente a una de sus víctimas en la madrugada del 30 de septiembre de 2016.

En concreto, se escondió en el portal del edificio, ya que "conocía perfectamente la distribución" del inmueble porque había sido él quien durante los meses previos había instalado la fibra óptica en la zona, y aprovechó el momento en que la mujer se disponía a entrar en el ascensor.

Con el rostro parcialmente cubierto con una braga que le tapaba la boca y parte de la nariz, se colocó detrás de la víctima y, para introducirla por la fuerza en el ascensor, relata Fiscalía, la sujetó por el cuello y le tapó la boca para que no gritara. Una vez dentro, tocó todos los botones para que el ascensor subiera y bajara y ella no pudiese huir.

Ante la resistencia de la mujer, el acusado le amenazó: "Cállate o te mato". Acto seguido, pulsó en los botones del ascensor la numeración secreta para que baje a la planta -1 del garaje y cogió las llaves del domicilio que portaba la víctima para evitar que pudiera escapar a su piso.

Al entrar en el garaje, la introdujo en el cuarto de contadores, donde le apretó el cuello, de modo que llegó a casi perder el sentido. El acusado la forzó a practicarle una felación, se masturbó en su presencia y, una vez terminó, le lanzó las llaves y se marchó del lugar.

Intento

El segundo de los episodios ocurrió el 23 de octubre de 2016, también de madrugada, cuando I.H.Z. estaba escondido en un trastero comunitario con el rostro parcialmente cubierto y abordó a la segunda víctima en el portal de su edificio.

Así, de acuerdo con el escrito de Fiscalía, él salió del habitáculo en el momento en que la mujer entró en el portal. Ella, al ver que al acusado le sobresalía del pantalón el pene semierecto, comenzó a subir las escaleras.

No obstante, el hombre la persiguió y la abordó en el primer piso "para agredirla sexualmente", según el Ministerio Público. Al inicio del forcejeo, la víctima gritó para alertar a su marido, que estaba en el interior de su piso. Tras esto, el acusado temió que lo descubrieran y huyó.

Además de estas dos mujeres, hubo una tercera que entre septiembre y octubre de ese año, cuando regresaba a su casa en Lugo, veía al procesado escondido "tras una columna y en actitud sospechosa", lo que le hizo fingir una conversación telefónica para no tener que entrar sola en el portal. Las tres fueron declaradas testigos protegidos.

Por todo ello, Fiscalía pide para I.H.Z., que se encuentra en prisión provisional desde julio de 2018, una pena de 10 años de prisión por un delito de agresión sexual y otro año por agresión sexual en grado de tentativa. Además, reclama una prohibición de comunicarse con las dos víctimas y aproximarse a ellas a más de 500 metros.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído