Una mujer del sur de Tenerife alertaba recientemente de este video a las autoridades. "Mi hijo de 10 años recibió un video a su WhatsApp. Después de ver el video, lo compartió con bastantes amigos por tener miedo (ya que el video dice, que, si no lo comparte, va a morir alguien de sus familiares)". La madre aclara a la Policía que el móvil utilizado por su hijo, que lleva un control estricto sobre el uso del dispositivo móvil de no más de 30 minutos al día, en el que el niño puede jugar y contactar con sus amigos. Fuentes policiales afirman que este tipo de comportamientos se están viviendo en todo el país.

"Como padres debemos ser responsables a la hora de que nuestros hijos tengan acceso a Internet, especialmente, en las redes sociales. Este tipo de video publicado en las redes sociales cuyo contenido audiovisual es de tipo violento puede llegar a los niños de una manera sencilla a través de enlaces que les vayan enviando "personas conocidas", afirma.