03 de julio de 2020
03.07.2020
La Nueva España

El cadáver del pescador de Soto del Barco fue localizado a 50 metros de donde cayó

La autopsia, que se hará en el Hospital Naval de Ferrol, determinará si sufrió algún problema que generase la caída

03.07.2020 | 01:01
Lugar desde el que cayó el pescador sotobarquense.

La búsqueda del pescador sotobarquense David Rubio, de 40 años, llegó en la mañana de ayer a su conclusión, después de que se encontrara el cadáver flotando en la playa de El Baleo, en el municipio de Valdoviño, en cuyas aguas se perdió el pasado martes. El Helimer 211, con base en Santiago de Compostela, localizó el cadáver a cincuenta metros del lugar en el que se hundió, a las diez menos veinte de la mañana. Media hora después fue recuperado por un rescatador y la aeronave lo trasladó a la playa, donde la Guardia Civil se hizo cargo del cuerpo. Allí también se encontraban familiares del fallecido y el compañero con el que estaba cuando cayó al mar y que no pudo rescatarlo pese a lanzarse tras él.

Tras ordenar la autoridad judicial el levantamiento del cadáver, este fue trasladado en ambulancia al Hospital Naval de Ferrol, donde estaba previsto practicarle la autopsia ayer por la tarde. La familia estaba decidiendo ayer a última hora qué hacer con los restos mortales. Este fallecimiento les ha dejado totalmente noqueados. Aunque David Rubio era de Soto del Barco, donde le quedan numerosos familiares, entre ellos su padre, también está muy vinculado a Valencia, donde residía desde hace más de tres lustros hasta la actualidad, con su esposa y sus dos hijos.

El rastreo se había reanudado por la mañana por tercer día consecutivo. Los equipos de búsqueda volvieron a centrarse en la playa (anteayer, miércoles, se había ampliado el radio de rastreo a toda la costa de Valdoviño), lo que finalmente ha dado sus frutos, a pesar de las dificultades provocadas por el mal tiempo.

El operativo estuvo dirigido por el Centro de Coordinación de Salvamento Marítimo de La Coruña. También intervinieron el patrullero "Río Jallas", de la Guardia Civil, que trasladó desde Cedeira a submarinistas del GEAS; la lancha de salvamento "Langosteira", de Cruz Roja y con base en Cedeira, y el helicóptero "Pesca II", con base en Celeiro (Lugo). La búsqueda por tierra corrió a cargo de la Guardia Civil, con apoyo de la Policía Local y la agrupación de Protección Civil de Valdoviño, que puso a disposición ocho voluntarios. Y también participaron los Bomberos de Ferrol.

Fue un compañero del pescador desaparecido quien avisó de lo sucedido al servicio de emergencias 112 sobre las diez menos cuarto del martes. Aunque se lanzó al mar a por David Rubio, este desapareció bajo las aguas. Ese día la mar estaba especialmente picada, en una zona donde además suele batir mucho, pero es muy posible además que Rubio se golpease contra las rocas, lo que le habría hecho perder el sentido y no poder mantenerse a flote.

Por otro lado, el pescador cayó al agua sin el chaleco salvavidas, lo que quizá le habría mantenido a flote el tiempo suficiente para ser rescatado aunque hubiese perdido el conocimiento. La autopsia determinará el motivo de la muerte y si cayó al agua a consecuencia de alguna indisposición o debido a que perdió el equilibrio por algún golpe de mar.

David Rubio era director comercial del Club de Campo Tutempo K7 de Paterna, en la provincia de Valencia. Con anterioridad había sido gerente del mismo complejo, de 33.000 metros cuadrados y que incluye pistas deportivas de todo tipo, un gran gimnasio, restaurante, spa y hasta servicios médicos y de fisioterapia. Aunque se había trasladado a Valencia hace más de quince años, seguía muy ligado a Soto del Barco, localidad por la que había pasado antes de dirigirse a la zona de Valdoviño para entregarse a una de sus pasiones, la pesca de xargos a caña.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído