13 de agosto de 2020
13.08.2020
La Nueva España

Rescatan a dos madrileños tras una noche al raso perdidos en los Picos de Europa

Los senderistas, de 52 y 53 años, agotados y nerviosos, se refugiaron en una antigua invernal de la parte leonesa, mojados y con mucho frío

13.08.2020 | 01:22
Uno de los senderistas sube al helicóptero.

Agotados, nerviosos, sin apenas poder moverse. Así encontraron el martes a dos senderistas de 53 y 52 años que se habían perdido mientras hacían una ruta en la parte leonesa de los Picos de Europa, y que se habían visto obligados a pasar la noche al raso en una invernal en ruinas, con una gran humedad y bajo temperaturas heladoras. Los agentes del Grupo de Rescate e Intervención en Montaña (Greim) de la Guardia Civil con base en Sabero (León) supieron que estaban perdidos en la noche de lunes, después de que sus familiares no pudiesen contactar con ellos. Finalmente fueron localizados en la mañana del martes, cuando ya se habían resignado a pasar una noche más al raso. Y es que se veían incapaces de salir del lugar en el que se encontraban.

Los involuntarios protagonistas de esta historia son dos amigos madrileños, uno de los cuales tiene una casa en Oseja de Sajambre, en la zona leonesa de los Picos de Europa. El lunes por la mañana se desplazaron en un vehículo hasta la localidad de Pío de Sajambre, en el mismo municipio. Tenían intención de realizar una ruta hasta el collado de Llaete, cerca del límite con el concejo de Ponga. Sin embargo, la cosa se complicó a lo largo de la jornada y terminaron perdidos, según señalaron fuentes de la Guardia Civil de Montaña.

Los dos senderistas estaban en contacto con la esposa de uno de ellos, pero poco antes de la medianoche perdieron toda comunicación, por lo que la mujer decidió poner los hechos en conocimiento de la Guardia Civil. Ya era de noche, lo que imposibilitaba la intervención de un medio aéreo, por lo que los agentes decidieron realizar parte de la ruta por si era posible localizarles. Se hizo imposible, debido entre otras cosas a la meteorología y la niebla que había en la zona.

Los senderistas, por su parte, incapaces de abandonar la zona en la que se encontraban, entre otras razones por el cansancio que acumulaban, decidieron refugiarse en la antigua invernal de Llué, donde hay algunas chozas en ruinas. Improvisaron un tejadillo, pero aún así pasaron mucho frío a consecuencia de la caída de las temperaturas durante la noche. Además, se encontraban muy mojados, tras atravesar un río.

A la mañana siguiente, los agentes del Greim, con un helicóptero de la Guardia Civil de León, reiniciaron la búsqueda de los extraviados. Se centraron en la parte final de la ruta, en el acceso a la aldea abandonada de Tolivia y fueron deshaciendo el camino, hasta que, finalmente, poco antes de las nueve y media de la mañana, pudieron localizar a los dos senderistas perdidos en un pequeño claro cerca del río Llué. Se trata de una zona muy frondosa, no muy lejos del desfiladero de Los Beyos.

Según explicaron los senderistas a los agentes, habían intentado tomar el camino hacia la aldea de Tolivia, sin encontrarlo. La otra salida, por una zona de cascadas, se les hacía imposible de atravesar. Además, uno de los senderistas apenas podía moverse, al encontrarse completamente agotado. De hecho tuvo que ser ayudado a subir al helicóptero. Los agentes trasladaron a los excursionistas hasta la localidad de Pío de Sajambre, donde habían dejado el vehículo, y ambos pudieron regresar a Oseja sin mayores contratiempos. Según los agentes, no requirieron de atención médica tras estar perdidos un día en mitad del monte.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook