14 de agosto de 2020
14.08.2020
La Nueva España

Tres heridos y dos coches calcinados en un accidente en la "Y" a la salida de Gijón

El siniestro cortó el tráfico en dirección a Avilés durante 41 minutos, causó retenciones de tres kilómetros y obligó a intervenir a los bomberos

14.08.2020 | 01:19
La retirada de los dos coches implicados en el accidente, calcinados.

Un espectacular accidente se saldó ayer por la tarde con tres personas heridas leves, dos coches calcinados y retenciones kilométricas durante cerca de una hora en la autopista "Y", a la altura de la desviación a Avilés, en la parroquia gijonesa de Serín. Los tres afectados, pese al golpe, solo tuvieron heridas de escasa importancia, aunque por precaución fueron trasladados en dos ambulancias para una completa exploración mientras la Guardia Civil trataba de aliviar el tráfico en la zona.

El siniestro tuvo lugar alrededor de las seis de la tarde, justo en el enlace entre la autovía del Cantábrico y la A-66, por causas que se investigan. Los dos vehículos implicados sufrieron un fuerte choque que provocó que los dos vehículos comenzasen a arder. Eso motivó la intervención de la Guardia Civil de Tráfico y de una dotación del servicio de Prevención, Extinción de Incendios y Salvamento de Gijón, desplazados desde su parque en Roces. Fueron los bomberos precisamente quienes lograron sofocar las llamas, que calcinaron casi por completo los dos coches implicados en el accidente y que posteriormente se llevaron dos grúas.

Hasta el punto del siniestro también se desplazaron dos ambulancias para asistir a los afectados, que resultaron heridos leves. No obstante, se optó por trasladar a los tres a centros asistenciales. En uno de los coches viajaban J. M. L. M. y A. L. M., de 63 y 64 años, respectivamente, que fueron trasladados al HUCA. En el otro coche iba B. B. C., de 27 años y que sufrió un ataque de ansiedad por lo que la llevaron en ambulancia hasta el Hospital San Agustín de Avilés.

El tráfico en sentido Avilés, tal y como confirmó la Guardia Civil, estuvo cortado durante 41 minutos, hasta que los agentes de Tráfico lograron habilitar un carril. En ese tiempo estuvieron desviando todo el tráfico a Gijón. El incidente provocó retenciones de tres kilómetros.

La correcta circulación en la zona, una de las más transitadas de toda la región, quedó restablecida una vez que las grúas se llevaron los coches calcinados. Afortunadamente, los heridos se recuperan y son solo daños económicos el balance principal del accidente en la A-66.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook