29 de septiembre de 2020
29.09.2020
La Nueva España

Una menor víctima de la violación grupal de Oviedo huye de su centro

La fuga dificulta la instrucción del caso, ya que estaba prevista la declaración de las dos adolescentes para ratificar la denuncia

29.09.2020 | 01:03
Otra menor se fue del piso de la "manada" de Oviedo porque le daba "mala espina".

El centro de menores en el que están ingresadas las dos adolescentes que denunciaron una violación grupal en la calle Jesús de Oviedo, el pasado mes de agosto, ha comunicado al Juzgado que instruye el caso, el número 4 de Oviedo, del que es titular la magistrada María Luisa Llaneza, que una de las víctimas se ha dado a la fuga y que su paradero es desconocido. Esta circunstancia, no infrecuente entre este tipo de jóvenes tutelados, dificulta un poco la instrucción del caso, ya que estaba pendiente la declaración de ambas para la ratificación de la denuncia.

Las dos estaban convocadas para declarar el pasado viernes, pero su comparecencia se suspendió debido a que un positivo en la Fiscalía obligó a permanecer aislado en su casa al fiscal que se encarga del caso. Pero es que, aunque hubiese podido acudir el representante del ministerio público, no hubiese podido interrogar a una de las menores, al haber puesto tierra de por medio, no se sabe si poco tiempo.

Las menores tienen 16 y 17 años, y están en una fundación privada, bajo la tutela del Principado, que se ha personado en el caso como acusación particular. Las dos denunciaron haber sido agredidas sexualmente por cuatro jóvenes en un piso de la calle Jesús, aprovechando que se encontraban en estado de ebriedad. Los agresores utilizaron bastante violencia: a una llegaron a meterle una zapatilla de deporte en la boca y a otra la agarraron fuertemente por el cuello para que no escapase, mientras consumaban la violación. Una tercera menor estuvo también en el piso, pero se marchó antes de que ocurriesen los hechos porque le dio mala espina.

Los cuatro presuntos agresores -un colombiano, un rumano, un español de origen dominicano y un argelino- fueron detenidos y están siendo investigados por un delito de violación, ya que, según las víctimas, las relaciones no fueron consentidas.

Una de las menores conoció a un joven colombiano de 21 años, J. D. C., con el que inició una relación. El día de los hechos, el viernes 7 de agosto, la menor y otra compañera de la fundación en la que viven, quedaron con el colombiano, quien les presentó a sus amigos: un joven de origen dominicano apodado "La Soga", alto y con coleta -defendido por Manuel Belinchón-; otro rumano, "Nico" -al que defiende Fernando Barutell-, y un joven de raza árabe, al que llamaban "El Moro".

Según la denuncia, los seis fueron a casa de "La Soga", A. B. N., de 24 años, en la calle Jesús. Allí, señalan las adolescentes en la denuncia, el colombiano y el joven árabe -que sería identificado más tarde como el argelino de 20 años S. A. B. A.- comenzaron a mantener relaciones no consentidas con las chicas, mientras los otros dos -"La Soga" y "Nico", identificado como L. N. N., de 18 años- permanecían mirando lo que ocurría y se masturbaban.

Tras regresar al centro, fueron a denunciar. Una sangraba por la vagina, la otra estaba en estado de shock. Ellos fueron detenidos y quedaron en libertad tras comparecer ante la jueza. Niegan haber violado a las chicas, de las que dicen que se lo han inventado todo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook