La Guardia Civil de la Comandancia de Gijón detuvo a dos personas supuestamente implicadas en un robo con fuerza en las cosas, la sustracción de un coche y un tercer delito de daños, además de pertenencia a grupo criminal. Uno de los detenidos, ya arrestado con anterioridad, está considerado como uno de los cabecillas de la "banda del Seat León".

En la madrugada del pasado 14 de septiembre, dos personas encapuchadas robaron una sidrería de la localidad de Laviana la recaudación semanal del establecimiento, que ascendía a 5.980 euros. Tras romper la luna del escaparate con una maza, accedieron al interior y sustrajeron la caja blindada del reciclador de billetes donde se guardaba la recaudación.

Los autores del hecho, conocedores de la existencia de cámaras de seguridad, esquivaron en todo momento la grabación de imágenes moviéndose por los llamados "puntos ciegos". Según se pudo conocer en el transcurso de las investigaciones, estas personas habían llegado en un Seat Córdoba rojo, sustraído esa misma madrugada en la localidad de Mieres, dejándolo abandonado posteriormente en un camino de la zona rural de Langreo, conocido como La Trapa. Para llegar a Mieres se habían trasladado en el coche del familiar de uno de los detenidos. Las pruebas recabadas condujeron directamente a la conocida como "banda del Seat León", concretamente a su cabecilla, detenido en el mes de enero en el marco de la "operación Leme" llevada a cabo por la Comandancia de Gijón. Dicha operación se saldó con la detención de seis personas. La investigación llevada a cabo entonces permitió vincularle con la sustracción de ocho turismos, la quema de uno de ellos, el robo en 14 establecimientos de hostelería y el robo en 22 trasteros en un garaje, decretándose su ingreso en prisión.

El modus operandi empleado tenía como elemento común el traslado en un vehículo "legal" hasta una población alejada de su residencia habitual para buscar un vehículo con unas características determinadas, preferente de la marca Seat, Volkswagen o Audi. Una vez localizado, lo sustraen forzando la cerradura de una de las puertas, y accediendo al conector OBD mediante una herramienta adquirida a través de internet, para poder desactivar el inmovilizador electrónico, y ponerlo en marcha.

En el día de anteayer, martes, se procedió a la detención de los yerbatos G. J. G, de 24 años, y de A. G. N., de 48, esta como cooperadora necesaria para cometer los delitos. Los detenidos fueron puestos ayer a disposición del Juzgado de guardia de Laviana, que decretó el ingreso en prisión de G. J. C. Se continúan las investigaciones, no descartándose nuevas detenciones.