07 de octubre de 2020
07.10.2020
La Nueva España

Piden prisión para un jefe de obra por la muerte de un albañil durante una reforma de una cuadra en Perlora

La indemnización que plantea la Fiscalía para la mujer y el hijo del fallecido alcanzan los 250.000 euros

07.10.2020 | 14:37
La funeraria saliendo del lugar de la obra, en 2018.

La Fiscalía de Área de Gijón solicita una pena de dos años y cinco meses de prisión un jefe de obra por un accidente laboral con un fallecido en una obra en Perlora en 2018.

Según recoge el escrito del El Ministerio Fiscal sostiene que, sobre las 16.00 horas del día 24 de octubre de 2018, la víctima, de 55 años, vecino de Villaviciosa, con la categoría de oficial de primera albañil, se encontraba trabajando en la reforma de una cuadra en Perlora, para su adaptación como vivienda. Cuando caminaba por la cubierta cargando un maletín con herramientas, desprovisto de arnés, pisó la tela antihumedad que cubría uno de los huecos donde se iban a colocar claraboyas velux, que se rompió, lo que hizo que el trabajador se precipitase unos siete metros, falleciendo como consecuencia del grave traumatismo craneal sufrido.

La cubierta se encontraba tapada en su totalidad, incluidos los huecos mencionados, con tela negra impermeable, mientras que los huecos se encontraban señalizados mediante una cruz de color rojo.

Como causas del accidente se señalan la falta de previsión y planificación de las medidas de seguridad a adoptar, y la ausencia de sistemas de protección anticaídas, tanto colectivo como individual, ya que, pese a que así se contemplaba en el Plan de seguridad y salud de la empresa, aprobado por el coordinador de seguridad, en la cubierta no se habían instalado barandillas que impidieran el acceso y caída por los huecos abiertos, ni línea de vida para la utilización de arnés por los trabajadores que desempeñaban sus labores en ella, que además del fallecido eran otros varios.

Estas obligaciones en materia de seguridad competían al acusado, como jefe de obra, que, siendo consciente del riesgo que para los trabajadores que pudieran encontrarse en la cubierta suponía la ausencia de toda medida de protección anticaídas, consintió que los trabajos cuya supervisión le competía se desarrollaran en las condiciones descritas.

El fallecido, con antigüedad en la empresa desde 2013, era el encargado de la obra y recurso preventivo, estaba casado y tenía un hijo, nacido en 1985.

La Fiscalía considera que los hechos constituyen un delito contra los derechos de los trabajadores, en concurso ideal con un delito de homicidio por imprudencia grave y solicita que se condene al acusado a un total de 2 años y 5 meses de prisión, multa de 9 meses con una cuota diaria de 20 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago, inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo y para el ejercicio de la profesión de jefe de obra durante el tiempo de la condena. Abono de las costas procesales.

Además, el Ministerio Fiscal solicita que el acusado indemnice a la esposa del fallecido con 203.000 euros, y a su hijo con 50.400 euros, todo ello más los intereses legales correspondientes, respondiendo directamente la compañía de seguros y, subsidiariamente, la empresa. El juicio tendrá lugar el jueves.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook